TEXTOS | 03-2020 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 04-2020

17-03-2020

La historia del (sin)sentido


Cuentos514eXWM0bcL._SX307_BO1,204,203,200_.jpg

101 cuentos zen, Al cuidado de Nyogen Senzaki y Paul Reps

Traducción
de Jordi Fibla, Ed. Galaxia Gutenberg

Es una
verdadera delicia para la inteligencia y la sensibilidad poder leer estas 101
historias, reales, de monjes y buscadores zen, desde el siglo XIII en adelante,
tanto de China como del Japón.

Se agradece
la quintaesenciada brevedad, la exquisita delicadeza y la sabiduría, muchas
veces llena de encanto, sutileza e ironía y de humor, que destila cada una de
estos relatos.

Tienen un
valor anecdótico, que los hace amenos, moral, pues se proclaman sencillos valores,
filosófico, propio de una filosofía que no tiene contenido, espiritual, en
cuanto que son testimonios de la búsqueda de lo inaprensible. Muchas de estas historias
invitan al humor, a la sonrisa, cuando no a la carcajada abierta.

No podía ser
de otra manera, pues en el fondo cada una de estas historias contiene la
sabiduría de la totalidad y del vacío, que se consigue obtener mediante una
iluminación integradora en la que todos los opuestos se concilian en la nada
original.

Pero esta
comprensión no se obtiene por esfuerzo, aunque el esfuerzo es lo que más se
prima, sino al soltar la carga de una mente extenuada que se rinde y deja que finalmente
fluya en uno mismo el sentido que todo lo contiene y en el que todo se diluye.  

 

 



15-03-2020

Autobiografía fantaseada


Duras 41S8Z5MJeOL._SX302_BO1,204,203,200_.jpg

Marguerite Duras, L´Amant de la Chine du Nord, Gallimard, 1991

En esta
novela Marguerite Duras reescribe su novela más famosa, L´Amant, de una
forma libre, fantaseando un amor que no fue el que en realidad tuvo cuando
tenía quince años.

Lo hace
cuando se entera de que su primer amante había muerto ya en la edad madura y le
viene de pronto el recuerdo de este amor, con tal intensidad, que se encierra a
reescribir la historia, durante un año, de apasionada literatura y fantasía
creadora.

Es una obra
que pertenece a su última etapa y que está cerca del final de su propia vida,
por tanto, es la obra de una escritora y cineasta muy versada en el arte
literario y cinematográfico, hasta el punto de que la novela tiene mucho de
guion cinematográfico, con notas a pie de página dando indicaciones para el encuadre
de la cámara, o el capítulo final en el que describe posibles escenarios y
motivos para incluirlos en el filme.

Y es que es
una novela escrita y contada con perspectiva cinematográfica, como si cada
episodio de la misma fuese contemplado en pantalla, su pantalla mental, desde
luego, y de esta forma pasar a convertirse en texto escrito.

Eso permite
al lector liberarse de tener que reconocer en la novela la fidelidad de lo que
se cuenta con respecto a la vida de la autora, en clave autobiográfica, aunque
lo sea también, es cierto, una autobiografía fantaseada al gusto del recuerdo
de lo que no fue, pero podía haber sido, pues al fin y al cabo la novela crea
su propio mundo y este es tan verosímil o emocionante como el mundo de la
existencia empírica, sino más.

También por
eso, la novela atrapa al lector no tanto para reconocer la peripecia o el
desenlace, sabido de antemano, sino en cambio, su fruición reside en la emoción
misma que transmite, de forma objetiva, la escritura del relato. Lo que podía
haber sido y no fue tiene tanta fuerza como lo vivido, sino más, pues esa es la
sustancia de la literatura, el sueño.

 

 



08-03-2020

Relato tácito


Duras41Wr0YufInL._SX302_BO1,204,203,200_.jpg


Marguerite
Duras, L´amour, 1971

Relato externalista, esquemático, geométrico, en la estética
del nouveau roman, en el que se esboza la historia de tres personajes, dos
hombres y una mujer, embarazada, que no se llega a contar, dejando que sea el
lector o lectora el que se imagine lo que no se cuenta.

Todo ello está escrito a modo de un guion cinematográfico, para
una película de la nouvelle vague, con breves apuntes de situación y diálogos
mínimos, pues en la relación de estos personajes predomina el silencio, lo que
no se dice, lo que se calla.

El ambiente del relato es marino, el mar y su contemplación
está siempre presente, los vientos, las mareas, los paseos por la playa, las tempestades,
contemplado desde una residencia, S. Thala, que se encuentra frente al mar.

Hay presagios oscuros, de pasados turbulentos, que se evocan,
pero al mismo tiempo se quieren olvidar, para evitar la locura o el sinsentido.

La lectura de esta breve novela interesa por la intriga que
crea en torno a los personajes y su mundo, por el misterio de lo no dicho, de
lo insinuado. Todo está envuelto en una atmósfera poética, que deja mucho
margen a la lectura, a la interpretación, a la ensoñación, a adentrarse en el mundo
incierto de este triángulo amoroso, donde el amor es solo un presagio.

Para Marguerite Duras construir una historia de esta manera le
era algo familiar, pues se educó, en su primera juventud, en una familia en la
que nadie hablaba, el silencio era el espacio de una vida limitada.

  



05-03-2020

La meditación como texto


Lama9788497933773.jpg


Dalai Lama, La meditación paso a paso, Debolsillo, 2ª Edición, Barcelona, 2011

Reconforta
la lectura de esta obra en la que se vierte, de forma clara y sencilla, la
filosofía y la práctica de la meditación, de lo que podríamos considerar la ciencia
de la mente desarrollada en Oriente hace 2500 años.

A diferencia
de la filosofía occidental, intelectual y especulativa, Oriente ha desarrollado
una filosofía experiencial, basada en el conocimiento en primera persona del
mundo interno, de la mente en su relación con el universo.

De esta
forma la persona descubre y experimenta la unicidad y transpersonalidad
inherente a la consciencia, y se plantea unos valores y una forma de existencia
no basada en el deseo y el apego, sino en la compasión, la libertad y en la
creatividad. Es la diferencia entre nirvana y samsara, o el mundo nouménico y el
mundo fenoménico.

Hay un
camino pasa acceder a lo nouménico desde lo fenoménico, ese camino es la
meditación, es decir, la contemplación de nuestro mundo interior, en todas sus
facetas y posibilidades, hasta encontrar el centro de control de todo ello, que
está en el vacío, en la consciencia libre, objetiva y plena.

Esta obra
traduce y comenta un libro clásico de Kamashila, Las etapas de la meditación,
en el que este sabio erudito tibetano del siglo IX expuso las formas y modos de
meditar, de explorar nuestro mundo interior.

La
neurociencia de la meditación, inspirada por el propio Dalai Lama, ha venido a
demostrar qué pasa en el cerebro de los meditaciones noveles y avezados, cómo se
aminora la actividad de la red cerebral por defecto, de qué forma se reduce el
tamaño de la amígdala, y cómo cree el estado de bienestar, calma y felicidad.

Hoy día el
nirvana es simplemente estar despiertos, ser consciente de lo que pensamos,
decimos y hacemos, ser capaces de apreciar la coherencia o incoherencia con que
desarrollamos nuestra vida. Para ello hace falta atención, calma, objetividad y
compasión hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Meditar es
estar en estado de alerta, atentos, conscientes y abiertos a descubrir lo que
en realidad somos, más allá de las engañosas apariencias.

 

 

 

 

 



↓ 02-2020