TEXTOS | 02-2012 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 03-2012

27-02-2012

Opera omnia

img376 copia.jpg

Juan Ramón Jiménez, Leyenda (1896-1956), Madrid, Visor, 2006 

Bajo este título se recoge y ordenada toda la producción lírica del poeta de Moguer. La ordenación sigue los criterios del propio autor, que trabajó toda su vida depurando su obra y organizándola según criterios que iban evolucionando, sin llegar a conseguir una disposición definitiva de sus materiales. La ambición de Juan Ramón era dejarla terminada de una forma perfecta, aislada e inconmovible. Pero como él mismo reconoce su producción es como el mar en movimiento y por eso imposible de aquietar, aunque siempre contemplable como un vasto proyecto. Este tendría el título de Metamorfosis y se inciaría con un primer volumen denominado Leyenda, dedicado a toda la poesía. Por eso Antonio Sánchez Romeralo presenta en este monumental volumen toda su obra poética constituida por 45 libros y 1364 poemas, siguiendo los criterios definidos por el propio autor. Las piezas de esta gran sinfonía se guardan en los archivos de la Sala Zenobia-Juan Ramón Jiménez de la Universidad de Puerto Rico.

El segundo volumen del proyecto se titula Ideolojía y está constituido por un conjunto de aforismos que el editor, Sánchez Romeralo, llegó a publicar en 1994 (Barcelona, Anthropos), antes de su muerte.  

En esta obra podemos apreciar algunos de los “arrepentimientos” poéticos de su autor, sus titubeos a la hora de contemplar una obra que surgió en una etapa anterior de su vida y que vista desde el presente pide ser modificada. Es el incesante hacer de la palabra. No siempre la nueva versión o la rectificación mejora, necesariamente, la obra anterior, pero para el lector lo que importa es contemplar el proceso y ver el contraste entre un destello anterior y una sugestión posterior. La idea sobrenada siempre a la palabra y queda por encima balbuciendo su imposible fijación. Lo mismo que hoy se pueden apreciar, en la pintura, las pinceladas rectificadas o el cuadro subyacente, gracias a la tecnología, esta edición nos permite tener una visión más completa de la obra de su autor, y su imposible afán de perfección.  

25-02-2012

Nada más que palabra

img375 copia.jpg

Rafael Guillén, Poesía, vol. 1-3, Almed, Granada, 2009

La amplia producción poética de Rafael Guillén recorre paisajes, temas y geografías literarias muy dilatadas, donde el amor y su ausencia constituyen un hilo conductor en este diálogo constante consigo mismo a través de la palabra.

La poesía para los componentes de su generación es desahogo más que una celebracion gozosa, y en ella la creatividad verbal está empañada por la tristeza de una situación cuyos límites no saben ni pueden traspasar.

Por eso el subjetivismo es un refugio ante un mundo hostil e incomprensible, y el verso un dardo lanzado hacia una diana que nunca acierta en el centro.

Especialmente los poetas de la Granada de esta época escriben con un luto llevado a escondidas, del que no puede hablar nada más que por simulacros.

La vida es una asignatura que se cursa sin demasiado entusiasmo, y la tristeza, la desolación o la desgana sobrevuelan siempre sobre cada poema. La palabra es así un asidero, una tabla de salvación, una forma de encalar las paredes del alma.

24-02-2012

Opera prima postuma

1646917_6_0d9d_couverture-de-l-ouvrage-de-georges-perec-le_5a9f8e9a4aeabe652cf1ad277c0838f7[1].jpg

Georges Perec, Le Condottière, Paris, Seuil, 2012

Treinta años después de la muerte de Georges Perec, la editorial Seuil presenta la primera novela inédita del autor de La vida, instrucciones de uso, el creativo y original oulipiano Georges Perec. Esta novela la envió Perec a la editorial Seuil y a Gallimard a finales de los años cincuenta, pero no fue publicada. Ahora la editorial repara una injusticia histórica, para vergüenza propia y deleite de los lectores,.con la publicación de la misma, una vez que Perec hace tiempo que se convirtió un hito literario imprescindible.

Encontramos en ella la primera epifanía del inevitable personake Gaspard Wincler, como fosario y autor de un intento, fracasado, de copia moderna del cuadro “El Condotiero” de Antonello de Messina (1475), que aparece en la portada de la obra. Gaspar Wincler será un personaje transtextual de Perec, que encontramos en varias de sus novelas como W o el recuerdo de infancia o en La vida, instrucciones de uso, donde aparece con rasgos muy cercanos.

El retrato que no llega a pintar, después de hacer toda clase de preparativos y de contemplar todos los retratos de condottieros renacentistas conocidos, se parece extrañamiento al propio autor, tiene como él una cicatriz en el rostro, que Perec quiso ocultar siempre  dejándose barba. Todo el arte de fosario consiste en pretender hacer algo que no llega a realizar, en contarnos todos los preparativos que emprende y las dificultades que entraña realizar el retrato.  La pintura es un motivo que aparecerá más tarde en su novela Un cabinet d´amateur, una historia con múltiples puestas en abismo. Esta tendencia a poner en relación la literatura y la pintura resulta muy fructífera, y la han practicado después otros autores, recordemos por ejemplo a Muñoz Molina o a Eduardo Mendoza. 

En esta novela encontrarmos los rasgos literarios propios de Perec, el descriptivismo minucioso y preciso, rico en elementos verbales, las enumeraciones extensas de objetos, el proyecto casi imposible de realizar que no llega a plasmarse, la problemática de la apariencia y la realidad, la seducción de la mirada, la memoria, el emblema.     

07-02-2012

Poesía encolada

img374 copia.jpg

Como collage poético formado por palabras recortadas de textos de periódicos, revistas y folletos impresos, este poemario de Herta Müller utiliza un procedimiento ya ensayado por las vanguardias, en el que las palabras no son seleccionadas de los paradigmas que ofrece el lenguaje, sino de textos en las que ya han sido empleadas, y son utilizadas de nuevo para configurar un sentido que ahora aparece inscrito en otro texto, puramente intertextual, un auténtico "mosaico de citas", donde lo citado no es el sentido, sino las piezas léxicas con las que este se construyó y se comunicó en textos que llevaban caminos muy diversos.

La nueva combinación de estas "piezas léxicas", con fondos de colores diferentes y desigual tipografía, obedece a las reglas gramaticales, pero también a una lógica puramente poética, impresionista, de una coherencia intuitiva, no determinista, que crea imágenes y efectos de sentido impresivisibles y nada convencionales, sujetos siempre a la cooperación interpretativa de los lectores.

Los poemas se acompañan, además, del collage de una imagen fotográfica recompuesta de fragmentos de otras imágenes en las que se produce un combinación de elementos icónicos que configuran una imagen nueva, sorprendente, que nunca encontraríamos en la realidad.  Así el poema podemos concebirlo como el interpretante de esta imagen, o al mismo tiempo, suponer que la imagen es una ilustración del contenido del poema. En todo caso, es evidente que imagen-collage y poema-collage son interpretantes mutuos de un mensaje figurativo que sugiere más que nombra, y abre el espacio para múltiples y diversas interpretaciones.

Late en todo ello la sospecha de un silencio impuesto por una ideología opresora y dogmática, ante el cual solo cabe la burla y la reticencia dejada al azar de una combinatoria que puede sugerir todo lo que uno quiera imaginar.

01-02-2012

Problemática de la identidad

img373 copia.jpg

Este ensayo nos ofrece una visión del universo literario del yo, en la novela-ensayo, en el lenguaje de la vanguardia, en las metáforas y en la identidad colectiva. En en el siglo XX han sido muchos los que han perseguido la desaparición del yo o han defendido su total sumisión al lenguaje o a la obra. Para Roland Barthes debemos reconocer el sujeto como algo dividido, disperso y contradictorio. El yo polimorfo, como en un cuadro cubista, podía ser captado en su complejidad, al mismo tiempo que la nueva forma de mirar el mundo nos permitiría observarlo en todas sus dimensiones. El yo se vuelve incierto y problemático en la literatura, se cuestiona, se difumina, se disfraza o se multiplica en una pluralidad de tendencias contradictorias. Este cuestionamiento afecta tanto al yo del personaje, como del lector o del autor. Y ello en un contexto en que las imágenes de uno mismo y del otro se vuelven problemáticas, por la falta de reconocimiento, la exclusión del otro, o el fingimiento de la verdadera identidad. La escritura y el lenguaje que tienen unas marcas muy nítidas del yo, son al mismo tiempo la experiencia del vacío, de la nada, donde la palabra dice y no dice, a falta de un cobijo para conocerse y reconocerse.

Psicología de la forma

img372 copia.jpg

Fue el Dr Corman el que le dio unos fundamentos científicos a la tradicional fisiognomía creando la Morfopsicología, que estudia la expresión del temperamento y el carácter por medio de los rasgos del rostro: dilatado o retraído, tónico o átono, equilibrado o inarmónico, tomando en cuenta las tres zonas frontal, media y básica, que se corresponden con la mente, los sentimientos o los instintos. Cada rostro en particular nos muestra la forma en que el individuo se adapta al medio y sus actitudes vitales más reconocibles.

Carlee Binet expone en este trabajo, muy bien ilustrado, los distintos cuadros a que dan lugar las combinaciones de los elementos morfopsicológicos, y los relaciona con rostros famosos cuyas biografías son conocidas. Un magnífico instrumento para el observador de los caracteres y conductas de las personas.

↓ 01-2012