TEXTOS | 02-2023 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 03-2023

16-02-2023

El texto como memoria


314vyLgf1ZL._SY264_BO1,204,203,200_QL40_ML2_.jpg


Annie Ernaux, Los años, Edición original 2008, Ed. Gallimard, Ed. Cabaret Voltaire, Traducción Lydia Vázquez Jiménez, 2022

En esta novela Annie Ernaux ensayaba nuevamente el recuento de las experiencias de su vida personal inscritas en la vida social y colectiva de su país y de su cultura. 

Lo hace con una narración articulada en primera persona del plural, un nosotros que vive en común con muchos otros las experiencias sociales, políticas, culturales, las modas, la evolución de las costumbres y valores, el desencanto ante la imposibilidad de verse cumplidos los anhelos colectivos de un mundo mejor, compensados por una sociedad de consumo que todo lo reduce a la producción y distribución de mercancías cada vez más variadas y muchas veces banales. 

Utiliza en muchas ocasiones la evocación de momentos mediante la descripción de fotografías personales en las que aparece rodeada de familiares y amigos en los distintos momentos de una vida que va desde el año de su nacimiento en 1940 hasta 2006, en que ya jubilada como profesora emprende un proyecto de escritura colectiva que aparece plasmado en las últimas páginas de la novela y que es la propia obra que estamos acabando de leer.  

Tantas vivencias, experiencias y situaciones, se resuelven en una memoria que constituye el único medio para rescatar el pasado de los años vividos, ante la certeza de su desaparición en el olvido y en donde la escritura obra como medio de pervivencia para “Salvar algo del tiempo en el que ya no estaremos nunca más”. 

La obra se abre con una cita del Ortega y Gasset de La rebelión de las masas, en la que se prefigura vida de las personas de una sociedad de masas como la de alguien que ha sido “vaciado de su propia historia”. 

La impresión final es melancólica, pues los anhelos e ideales no se han cumplido y la existencia ha quedado reducida a una serie de actuaciones socialmente determinadas, a pesar de las aparentes rupturas. 

Una vida que ha sido despojada de su esencia e identidad para convertirse en una sucesión de deseos parcialmente satisfechos que han permitido seguir un camino carente de sentido. Como bien sentencia el comienzo de la obra “Todas las imágenes desaparecerán”. 


↓ 01-2023