TEXTOS | 01-2019 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 03-2019

31-01-2019

MEDITACIÓN DE LA ATENCIÓN PLENA


9788472456464.jpg



Jon Kabat-Zinn

La práctica de la atención plena, 2005, 7ª Ed. En español 2017

Esta es una de las obras capitales
del creador del mindfulness, o
meditación de la atención plena, Jon Kabat-Zinn. Su autor, formado en biología molecular
en el MIT, practicó la meditación zen desde su juventud y después la aplicó
como profesor del Hospital Universitario de Massachusetts creando un programa
para la prevención del estrés basado en la atención plena (PREBAP) que dura
ocho semanas y con el que los que participan en el mismo, dentro de su Clínica
de Reducción del Estrés, consiguen superarlo, mejorar su salud aprender a
meditar, una actividad en sí misma terapéutica.

La atención plena es un estado de
atención sostenida, de instante en instante, en la medida en que se consiga
sostenerla, centrada en el momento presente, en las sensaciones, en el cuerpo,
en las emociones o en posturas de yoga. El pensamiento trata continuamente de
escapar del momento presente e irse a preocupaciones, fantasías, proyecciones, recuerdos,
tratando de evitar la aceptación del momento presente, sea el que sea, sin
juzgar ni pretender nada que no sea el estar ahí, incluso aceptando como un
éxito el que el pensamiento trata de escapar continuamente, aunque la atención
vuelva y vuelva a traerlo al aquí y ahora.

Exploraciones y contrastes con grupos
de control, que no se aplicaban al PREBAP, han demostrado los beneficios de
este entrenamiento de ocho semanas, en términos de bienestar, reducción de
síntomas, ampliación de las zonas cerebrales ligadas a la atención y a las
emociones y en definitiva una mejora general de su vida y circunstancias.

La obra documenta muy ampliamente
estos hechos, da continuas referencias filosóficas, psicológicas y biográficas,
además de ser una lectura que en sí misma es agradecida, pues invita a la
reflexión, a la compasión, a la bondad y a la realización de todos los anheles
de la vida humana. Su lectura es en sí misma gratificante y terapéutica aunque
no sea suficiente para realizar una auténtica práctica de la atención plena, a
la que sirve de constante invitación.     

 

 



UNA HISTORIA PARA PENSAR LA VIDA


libro_1322015784.jpg

Muriel Barbery

La elegancia del erizo

Volver a
leer esta novela, publicada en 2007, resulta hoy una delicia tal vez mayor que
la que supuso leerla en el momento en que fue un extraordinario éxito literario
en Francia y fuera de ella. Pues, en este caso, el tiempo añade perspectiva a
la historia y dota al cuadro de una pátina de nostalgia.

El recurso
literario de presentar una sociedad y un mundo a través de los habitantes de un
inmueble de París ya había sido ensayado por George Perec en La vida. Instrucciones de uso, pero no
deja de ser agradecido en la forma en que lo vuelve a utilizar su autora, Muriel
Barbery, profesora de filosofía, en este caso.

Si bien la
novela de Perec era una novela río, de varias generaciones de habitantes de un
inmueble situado en una calle inexistente de París, esta novela sitúa la
peripecia en una calle real, el número 7 de la rue Grenelle, cerca de
donde vivió, en una etapa de su vida, el propio Georges Perec.

En este caso
la novela se construye a través de las voces narrativas de sus dos
protagonistas principales, la portera de un edificio de la alta burguesía
ilustre y supuestamente ilustrada, Renée, y la hija de una de las familias de
la casa, Paloma, una jovencita de 12 años, de una inteligencia excepcional y
una capacidad crítica ilimitada. Esta ha tomado la decisión de suicidarse el
día que cumpla 13 años, pues ha descubierto el absurdo de la vida y del mundo
en el que ha nacido, desprecia a su familia por su banalidad flagrante y
pretende también incendiar el piso de 400 metros cuadrados, atestado de cuadros,
muebles y libros, donde viven como unos privilegiados, en el momento en que
todos se encuentren fuera de él.

Por otra
parte, la portera es una persona todavía más sorprendente, lleva 27 años
ejerciendo su oficio y el rol que la sociedad le ha otorgado, de sumisión a la
variada clase de los habitantes del inmueble, finge ser una portera al uso,
pero detrás de esa apariencia se esconde una persona de una amplia cultura
filosófica, musical y artística que ha adquirido de forma autodidacta, a pesar de que sus orígenes sociales no le dieron la oportunidad de obtenerla, y que
esconde a las miradas de los habitantes del inmueble a los que saberlo les resultaría
insoportable para su clasismo.

Pero Paloma
es la única persona que va descubriendo en Renée, la portera, (nótese que tiene
el mismo nombre que Descartes) su verdadera identidad, apoyada más adelante por
la llegada de un nuevo inquilino, un rico y culto comerciante japonés, ya
jubilado, que también empieza a adivinar y a descubrir la verdadera
personalidad de la portera, a quien invita a su casa a tomar el té, después la invita a cenar y con la
que va surgiendo un idilio amoroso, que convierte esta obra en novela de
amor.

Sin embargo,
en toda ella hay un presagio de tragedia, que todos los lectores atribuirán,
sin duda, al propósito de Paloma de suicidarse, pero que por las inescrutables
designios del destino, y de la literatura, acaba cambiando su dirección hacia la
portera, que es atropellada por un automóvil en plena calle, en el momento en
que se dispone a socorrer a un indigente (de nuevo el proletariado es sacrificado por la burguesía). Esta muerte accidental es otro eco
más de la memoria reciente de la cultura francesa, pues nos recuerda la muerte
de Roland Barthes de forma parecida y trágica.

La vida de
Renée se ve truncada en el momento más maravilloso de su vida, cuando había
descubierto el amor y lo insustancial de las diferencias de clase. Este hecho
que convierte la comedia en tragedia y da una veladura triste a una historia
muy divertida y amena, es narrado también en primera persona por la propia
víctima, que cuenta cómo vive su muerte y los pensamientos que atraviesan su
mente en los últimos instantes de consciencia.  

En
definitiva, la obra es un continuo divertimento para el lector y una acerva
crítica para determinado sector de la burguesía francesa, utilizando
precisamente los mismos elementos culturales y filosóficos de su tradición
cultural, pero aplicándoselos a algunos de sus representantes.

La muerte de
la portera filósofa libra a Paloma de ejecutar su plan suicida y victimario, y
aprende de esta forma que la vida, a pesar de todo, merece la pena ser vivida,
pues ¿quién sabe? 

El título de la obra, La elegancia del erizo, es justificado dentro de ella como metáfora de la soledad que sabe protegerse a sí misma para vivir una vida plena y oculta a las miradas desatentas o indiscretas. 

 

 



30-01-2019

EL AÑO DEL NOBEL DE SARAMAGO


9788420434599.jpg

Esta obra es el Sexto Cuaderno de Lanzarote, descubierta entre los archivos inéditos del autor, el pasado año, por Pilar del Río y publicado en el mes de octubre de 2018 con el título El cuaderno del año del Nobel, junto con un estuche que incluye la obra de Ricardo Veil Un país levantado en alegría, que recopila los testimonios, noticias, acontecimientos y conmemoraciones de ese año, de hace ya más de veinte años, en que el hijo adoptivo de Lanzarote recibió el máximo galardón de las letras mundiales. 

Poder leer estas dos obras constituye un auténtico viaje al pasado de un momento histórico y literario que ya pertenece a otro siglo, cuando no a otro milenio. El diario de Saramago es de una gran riqueza biografica, literaria y política, pues su obra siempre transcurre bajo la alegoría del drama personal y colectivo de las gentes humildes y sencillas, sometidas al poder omnímodo de poderes globalizadores transnacionales que los ignoran, pero al mismo tiempo bajo el enigma de la vida humana cuyas incógnitas siguen sin resolverse. 

De esta forma es posible asomarnos a la vida de aquellos años y compararla con los nuestros, en que los problemas de entonces, comparados con los de ahora resultan sencillos y casi idílicos. La robustez de sus convicciones, la coherencia crítica, el saber literario de un autor cuyos antepasados fueron analfabetos nos permite comprobar que sus ideas siguen plenamente vigentes y el valor de su obra literaria no se ha empañado por el paso del tiempo. 


↓ 01-2015