TEXTOS | 04-2020 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 05-2020

28-04-2020

El arte como texto


product_9782070322909_195x320.jpg


Maurice Merleau-Ponty, L´oeil et l´Esprit, Gallimard, Paris, 1964

La brillante
prosa, a la vez precisa y alada, del gran fenomenólogo de la visión que fue
Maurice Merlau-Ponty adquiere en este, que fue su último ensayo, un carácter poético,
que va más allá del rigor lógico, y se adentra en el misterio del arte y su
representación.

Si a través
del ojo el espíritu se pasea por las cosas, por medio del arte el pintor las proyecta
en su mundo como fantasmas, ya que solo se pueden ver. Su presencia en el
cuadro no se justifica por su semejanza a las cosas, sino por su invención, por
el asombro de la invención misma de la cosa en otro orden de realidad, la pura
realidad del arte, que obedece solo a sus leyes creativas. El mundo se da al
pintor para que este lo convierta en el mundo de la pintura, operando una
transubstanciación.

Reconoce el
esfuerzo que ha hecho la pintura para separarse del modo de representación
institucional, en el que primaba resaltar el efectismo de la semejanza,
hasta encontrar su propio ser en la esencia de la creatividad espacial, a
partir de valorar la forma, el color, la línea, la profundidad, de manera independiente, separándose cada vez más de la similitud y creando una propia
iconicidad, donde la figuración realista no es el principal objetivo.

Cada cultura
crea su imaginario, y cada pintor crea su propio imaginario personal, en el que
hay una forma nueva de interpretar o valorar las posibilidades que le ofrece el
universo plástico, muchas veces operando a partir de transgresiones de los
modos establecidos o consagrados.

Si ver el
arte es una delicia, pensar la obra artística se convierte en una notable
fruición cognitiva, sobre todo si las reflexiones y exposiciones sobre ella se
realizan con la sensibilidad y la gracia con que Merleau-Ponty nos invita repensar
la pintura, reposando nuestra mirada sobre la singularidad de la obra de cada
artista. El espíritu que recorre las cosas, las proyecta en la obra, a través de la mirada del artista, y acaba
reencontrándose en el discurso en el que se piensa a sí mismo.

 

 

 

 



26-04-2020

Los espacios del texto


Bachelard.gif


Gaston Bachelard, La poética del espacio, FCE, 1974

El espacio
no es el contenedor de la experiencia, el espacio es la geometría de la
vivencia que le da dimensión y espesor, apariencia, para que pueda tener una
vida sustantiva.

La
fenomenología del espacio en Gastón Bachelard analiza el contraste entre la
percepción racional y la expresión poética de diferentes proyecciones de ese
espacio que lo es todo y no es nada, a la vez.

Se recrea
ante todo en el espacio habitable de la intimidad, como es la casa, el cajón,
los rincones, el armario, pero también en muestras del espacio natural, la
concha, el nido, que tanto alientan la imaginación creadora, en su
manifestación literaria, de igual modo que lo es la miniatura, asentada por el
contraste de lo grande y lo pequeño.

Todos estos
espacios se inscriben en la dialéctica de lo interior y lo exterior, de la
intimidad pequeña, pero inmensa, y del universo infinito. Todo espacio tiene su
geometría, pero la geometría de lo redondo es la más cercana a la experiencia
del ser, ya que la esfera es el contenido y el continente en que cabe toda
expresión.

Leer esta
obra hoy, desde el espacio del encierro, no deja de alentar la vivencia de la
cálida intimidad del interior doméstico, que no es más que una proyección de la
intimidad del sentido, de la experiencia, de la vivencia, de la consciencia.

Es un recreo,
un alivio, un aliento dejarse llevar por la meditada y sabia exposición de los
fundamentos y manifestaciones del espacio que Gastón Bachelard va citando,
extrayéndolos del espesor del espacio literarizado o contemplado.

Estos
espacios y todos los espacios son creaciones y manifestaciones de un espacio
original, que ni siquiera es espacio, la propia consciencia que se complace en
experimentar sus infinitas expresiones.

 



19-04-2020

Los textos del origen


Arsuaga9788484604631-es.jpg


Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez, La especie elegida. La larga marcha de la evolución humana, Círculo de Lectores, 2009

Esta
sugerente obra hace un recorrido panorámico y a la vez minucioso de la evolución
de las formas vivas hasta nuestros días, donde destaca la emergencia de una
especie inteligente, a la que los autores llaman la especie elegida.

No dan por
sentado el principio antrópico, pero sí tienen en cuenta la singularidad
zoológica del grupo humano, que ha pasado de andar erguido, utilizar
herramientas y usar el fuego a crear sociedades donde el lenguaje es un
atributo de la colectividad que, aunque sea una capacidad innata, se aprende en
el proceso de socialización.

La historia
del proceso de evolución de los simios antropoides y sus diversas especies,
reconstruida parcialmente gracias a la labor ingente de la paleoantropología
sobre restos óseos muy escasos y diseminadas, acompañados de herramientas líticas,
se ve completada por las recientes investigaciones genéticas llevadas a cabo
sobre la transmisión del cromosoma mitocondrial, por vía matrilineal, y el
cromosoma Y, por vía patrilineal, que sitúan a los antepasados del homo
sapiens
en África, con una antigüedad máxima de 200.000 años. Resultados que
son coincidentes con los que previamente había postulado la paleoantropología
basada en restos óseos.

Lo poco que
se ha llegado a saber, en base a datos tan escasos, se ha logrado en gran parte
gracias a un potente aparato inferencial, proporcionado por datos
paleoclimáticos, magnéticos, dataciones de isótopos, estudio de hábitats,
comparación de especies, etc. Lo cual ha demostrado una enorme capacidad de
suposición basada en hipótesis que han sido confirmadas parcialmente.

Es este
aspecto que resulta más llamativo de todas estas investigaciones, cuyas
conclusiones estarán sujetas a revisiones permanentes, en la medida en que se
consigan obtener datos más abundantes y fiables, aspecto este muy problemático
todavía.

Uno de los
enigmas por resolver es el de la relación de dos especies de homínidos que
convivieron en tiempos relativamente recientes, los Neandertales y el Homo
sapiens
actual, la primera especie desapareció sin dejar descendencia, la
segunda es la que ha sobrevivido.

Es mucho más
lo que ignoramos que lo que conocemos sobre nuestra procedencia y nuestros
orígenes como especie biológica. Pero nuestra voluntad de saber y nuestra capacidad
de investigar permitirá averiguar algunos de estos enigmas, siempre que no
caigamos en un dogmatismo excluyente o en una presunción desmedida.

Esta obra es
una magnífica exposición los hechos y teorías más relevantes, desarrolladas por
la paleontología, escrita por dos investigadores de campo, que han participado
en las excavaciones y estudios de la sima de los huesos, en Atapuerca.



06-04-2020

El texto como microcosmos


PMundo788423337118-es.jpg


Francisco Rico (Manrique), El pequeño mundo del hombre. Varia fortuna de una idea en la cultura española, Círculo de Lectores, 2008

Es esta una
obra ejemplar dentro de la bibliografía erudita, crítica e ilustrada de Francisco
Rico, profesor y personaje literario de diversas novelas. Su personalidad se
caracteriza por su tendencia a la originalidad, a darle un sesgo personal a
todo lo que toca y a profundizar en cada tema, con desenfado y libertad.

El tema del hombre
como microcosmos, que reproduce y contiene a su vez al macrocosmos y al creador
del mismo, se inserta en la literatura hispánica medieval y de los siglos de
oro, hasta el siglo XVII, prolongándose incluso más allá, como uno de las ideas
platónicas y aristotélicas que más fortuna ha tenido en poetas, filósofos naturales,
dramaturgos y cosmovisionarios. 

Esta concepción astrológica ha sido sostenida
por las generaciones de galenos que le han dado a la idea un rendimiento excesivo,
con menosprecio de la observación empírica de los fenómenos, anteponiendo a
ella esta concepción lejana, asumida incluso por la teología.

Francisco Rico
persigue esta noción en más de veinte obras y autores de la literatura
hispánica, haciendo gala de una erudición amplia, bien documentada, exhaustiva
y al mismo tiempo fresca, elegante, cuando no graciosa, si el tema lo permite.

Podríamos decir
que Francisco Rico es un erudito que divierte al lector, con sus pesquisas y
citas en las lenguas originales de las fuentes correspondientes, aportando un
ingente aparato de notas a fin de obra. Por tanto, es la antítesis de la erudición
plúmbea y pagada de sí misma, que tantas veces se ha cultivado. En cambio, su
obra deleita como si fuera una novela, pues su prosa tiene mucho más de
literaria, de creativa, que de una prosaica relación de fuentes.

 

 

 



01-04-2020

Los caminos del descubrimiento


Feynman9788492493722.jpg


Jesús Navarro Faus, Los caminos
cuánticos. Feynman
, Ediciones Nivola, 1ª Edición, 2007

Excelente biografía del famoso físico
norteamericano, Premio Nobel en 1965, a la vez que una historia del desarrollo
de la física cuántica en el siglo XX, destacando las aportaciones de Michel
Feynman a este proceso.

Sin duda alguna Feynman fue una
personalidad excepcional en el mundo científico, por su carácter, creatividad,
ingenio y capacidad de comunicación. Su vida estuvo llena de anécdotas que a él
mismo le gustaba contar en público, o refería en sus charlas, para hacer
interesante y divertido el acceso a la ciencia.

Tenía una curiosidad por todo, y ello le
llevó a interesarse por el arte, aprendiendo dibujo y pintura, actividades que
ejerció ampliamente, se interesó por la cultura maya y civilizaciones extrañas
de Asia.

Sus grandes dotes para el cálculo y el
dominio de la matemática aplicada a la física le sirvieron enormemente para
realizar sus descubrimientos, sobre los cuales fue muy crítico.

Sabía explorar los caminos alternativos
y buscar soluciones poco convencionales, que le valieron para realizar
importantes contribuciones en el hallazgo de caminos cuánticos alternativos
para las partículas elementales.

Amó la ciencia tanto como la vida y
siempre supo aunar el trabajo con la diversión y el goce de vivir. Fue un gran
divulgar de la ciencia y se interesó en la enseñanza de la misma, apostando por
procedimientos nuevos basados en la experimentación y la comprobación.

 

 



↓ 03-2020