TEXTOS | 03-2009 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 04-2009

29-03-2009

Mundos posibles habitables

fashiopnplace.ru19[1].jpg

He aquí una obra del pintor canadiense Rob Gonsalves: The Library. Este autor emplea una figuración realista a la que da un sesgo surrealista, siguiendo a Magritte, Dalí o Ascher. De esta forma se entrecruza la realidad y la fantasía onírica, lo verosímil y lo mágico, lo interior y lo exterior, etc.

En esta obra el mundo interior de la biblioteca que expone sus libros a la izquierda da paso a los mundos posibles de cada obra, dando a entender que la lectura es una introducción a mundos posibles tan variados como los que muestran las puertas abiertas.

Por otra parte, la geometría proporcional de la izquierda se desproporciona en los anaqueles de la derecha, se agranda y se agiganta, sin que parezca romperse el orden interior de la sala, manipulación típica de las geometrías imposibles de Escher.

A estas técnicas previas le añade Gonsalves la simplificación del dibujo, propia de los tebeos en color, con lo cual refuerza más la ilusión e ingenuidad infantil del tema. Así en un mundo tan cotidiano y diáfano como el representado resulta más chocante esa facilidad de la fantasía plástica para interconectar el mundo de la consciencia con el subconsciente.

La literatura ha descrito multitud de mundos posibles, desde los más verosímiles hasta los más disparatados o imposibles. Todos ellos han sugestionado la imaginación de diferentes lectores o lectoras en distintas épocas.

Sin embargo, los mundos posibles de la literatura han sido siempre mundos comunicables, pero no mundos habitables, podemos tener noticias de ellos, pero no podemos acceder a su interior.

En cambio el cine, y la plástica, nos los muestran como más cercanos y habitables de lo que cabría suponer. Y en especial las obras de Gonsalves nos lo hacen accesibles y los ponen al alcance de nuestra mirada, invitándonos a posicionarnos en ellos. Con ello queda reforzada la sugestión onírica de la obra de este pintor del realismo mágico.

21-03-2009

La cosificación del texto

Las cosas copia copia copia.jpg

La primera obra de Georges Perec Las cosas (1965) relata la obsesión por los objetos exquisitos y elegantes que sienten dos jóvenes pequeño burgueses. Toda la obra explaya en la imaginación de esta pareja la obsesión por lo que no tienen, la elegancia y el lujo de la gente rica y con clase. Su realidad es en cambio muy estrecha, pero acompañada de buenas amistades con las que compartían sin límite. Esa alienación por los objetos los sitúa en la contradicción de la sociedad de consumo, en la que la abundancia pone de manifiesto de forma lacerante la limitación de la escasez.

La obra termina con una cita de Karl Max sobre las relaciones entre la verdad y el resultado, en el medio en que se vive. La verdad en este caso es su deseo y el resultado la frustración, el medio es la imaginación y su trasvase textual, que cosifica el deseo en arte y embellece la ausencia con la verdad de la palabra.

La literatura es así, de nuevo, la sublimación de la imposibilidad y la creación de lo irreal hecho realidad, al fin y al cabo, como texto y discurso. Gracias a ella las cosas son otra cosa, y el deseo se cumple en la palabra, en el esplendor del significante.

09-03-2009

El espacio del texto

img029 copia copia.jpg

Esta obra de Georges Perez Especies de espacios es una invitación a leer el espacio, los espacios de la vida cotidiana, con sorpresa, atención y extrañamiento, las únicas formas a partir de las cuales los espacios pueden salir de su alienación de objetos consabidos e invisibles para convertirse en aquello que les conceda nuestra mirada.

La obra es, por otra parte, una exploración de la noción enciclopédica de espacio, a partir de la cual creamos y concebimos la multiplicidad de espacios reales o imaginarios que habitamos.

La conciencia de que el espacio lo creamos nosotros está muy presente en la obra: "Nuestra mirada recorre el espacio y nos proporciona la ilusión del relieve y de la distancia".

Hay también otro espacio, el espacio del texto, el texto como espacio para la reflexión y la observación del espacio. Este es otro espacio, el espacio de la obra de de Georges Perec.

07-03-2009

Intertextualidad entre mundos

perec copia.jpg

Este volumen contiene las principales obras de Georges Perec, uno de los creadores más imaginativos y sugerentes de la literatura contemporánea. Presentado muchas veces como autor experimental y por sus prodigiosos lipogramas (La Disparition, Les revenentes), es al mismo tiempo una consciencia atenta a la memoria (Les Choses), al juego (Quel petit vélo à guidon au fond de la cour?), a la nostalgia (Un homme qui dort), a las relaciones entre el arte y la literatura (Un cabinet d`amateur), y a la intertextualidad (La Vie mode d`emploi, Le Voyage d`hiver).

Su fondo es el de un cabalista que sabe que el texto contiene una pluralidad de lecturas y unos desarrollos transversales en los que el mundo real y los mundos posibles se citan, se cruzan, se interfieren y se anulan, a veces.

Toda su obra consiste en una continua celebración del juego creador que permite el lenguaje, cuya exploración es siempre a modo de intento, un intento inacable.

La vida le merece una sonrisa amable e irónica, y a pesar de su fondo dramático no merece convertirse en melodrama ni en algo que haya que tomarse demasido serio. Pues por encima de toda ella sobrenada el poder de la amistad y de la imaginación.

Georges Perec nunca asumió ningún divismo ni quiso ser una figura con la que traicionar sus sencillos orígenes, era demasiado consciente de lo efímera que puede ser la felicidad como para permitirse esa impostura.

Su obra es un legado en el que tenemos que descubrir muchas incógnitas, y ahora estamos intentando aproximarnos a ella, después del ocaso de tantas creencias y de la puesta en cuestión de la arrogancia de los saberes instituidos por un poder siempre al servicio de sí mismo.

↓ 02-2009