TEXTOS | 08-2005 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 09-2005

09-08-2005

INTERIOR vs EXTERIOR

gris ventana abierta.jpg

Este cuadro de Juan Gris "Ventana abierta" (1921) es un magnífica ejemplo del peculiar cubismo de este artista. Cada cosa aparece en un plano diferente, y estos planos no guardan relación unos con otros, son fragmentarios, están desplazados y superpuestos sobre el plano que los contiene a todos, que es el cuadro mismo.

Pero además, en esta obra se ensaya una paradoja entre el interior y el exterior. Aparentemente el interior queda de la parte del espectador, y el exterior es lo que nos muestra le ventana abierta.

Pero si nos fijamos bien, observaremos que la mesa y sus objetos quedan por fuera de la ventana, cuyos postigos se abren hacia el exterior, visible también en el propio exterior de la arquitectura del edificio que queda insinuado hacia afuera, aunque la luz tenebrosa del interior lo desmienta. Por tanto, el supuesto interior es el exterior, y el auténtico interior es el paisaje marino.

Se deconstruye así esta relación tantas veces representada en la pintura, la de alguien que desde un interior, en que está, mira a través de la ventana el paisaje exterior enmarcado por la apertura de la ventana.

De hecho el postigo de la derecha puede verse de dos formas, como formando un cubo con el plano del paisaje, o como una perspectiva lineal hacia él. La diagonal del dintel superior, sesgada, hiere el postigo de la izquierda que se tuerce formando otra diagonal opuesta.

Las nubes se interpenetran en el postigo, o las luces y las sombras se contrastan. Los planos se acoplan o se transparentan, la textualidad de la madera, es muy diferente del esquematismo figurativo de otros objetos.

Y así el cuadro puede leerse, como jeroglífico, desde muchos puntos de vista, e imaginarse muchas perspectivas. Son fragmentos de una construcción deconstruida, que con su tosquedad y solidez evocan unas formas rotundas y silenciosas.

Esta lectura geométrica de la realidad nos permite imaginar muchos espacios, no hay un espacio tridimensional, sino muchos espacios en el espacio, muchas dimensiones en una obra que se nos muestra como un problema de lectura, de interpretación que cada cual puede resolver a su modo.

Las nociones de interior y exterior, siendo relativas una a otra, pueden pensarse de forma opuesta, dependiendo de la posicion del sujeto. Y en este cuadro el espectador puede situarse desde dentro de un supuesto interior o desde fuera de un supuesto exterior.

08-08-2005

MENOS ES MÁS

Rojo, 7 (2005).jpg

Esta obra de Emilio Gañán Rojo 7 (2005), expuesta en la Galería Fernando Pradilla de Madrid, es un magnífico ejemplo de las posibilidades actuales de la abstracción geométrica, entroncada en las vanguardias desde Kandinsky, Mondrian, Klee a Palazuelo o Barnett Newmann. Con elementos del minimalismo, del constructivismo, se llega a esta depuración del color y la forma, reducidas a esencias intemporales.

La cálida vibración de este rojo vivo constituye un espacio ideal para el desarrollo de esas líneas que delimitan el espacio y crean efectos de perspectiva con el juego de encuadres levemente diagonales. La sencillez de la obra nos recuerda el aserto de Mies van der Rohe "menos es más".

Y en esta composiciónta sale reconfortada la emoción y el pensamiento, que queda sujeto y a la vez liberado de cualquier constricción figurativa. Se nos abre un espacio de creatividad limitada solo por las posibilidades de nuestra imaginación, y la obra es una invitación a ver, más allá del cuadro, otros mundos alternativos.

Sencillez, que no simplicidad, depuración, espiritualización, contención, que también podemos encontrar en ciertos usos del lenguaje verbal. Los textos zen, los koan, los mondo, los haiku, participan también de esta invitación al infinito. Una imagen es más potente cuanto más sencillez entraña, dentro de una tasa de originalidad e imprevisibilidad. Parar la certidumbre de lo consabido es abrir una gran incertidumbre, donde todo cabe. La aproximación a la nada compone mensajes de máximas potencialidades virtuales.

03-08-2005

ARTE CÓSMICO

m8_sherick.jpg

Esta es la llamada "Nebulosa del lago" en la constelación de Sagitario. Compuesta por gigantescas nubes de gas de hidrógeno, oxígeno y sílice constituye los restos de supernovas que estallaron hace tiempo, y que ahora darán lugar a la creación de nuevas estrellas y planetas por la agregación de estos elementos.

Así el espacio del universo se constituye en un vasto telón en el que la naturaleza elabora también sus composiciones abstractas más o menos expresionistas, que desbordan la imaginación de los pintores, pero que obedecen a un proceso creativo similar y holográfico, pues lo que imaginamos de alguna manera existe en ciertos lugares.

Los astrónomos han ayudado también al cosmos coloreando las imágenes para que resulten más esplendorosas y llamativas.

Esta materia luminosa e iluminada por las estrellas que se hallan intercaladas en este tapiz nos muestra que el macrocosmos se proyecta en la imaginación al igual que lo hace la naturaleza más cercana del microcosmos.

Con estas perspectivas se abre nuestra fantasía a elaborar mitos cosmogónicos de titanes y gigantes, óperas fastuosas, inmesos poemas sobre la creación de mundos.

01-08-2005

FRACTAL HOLOGRÁFICO

frac64.jpg

El fractal se ha convertido en una tendencia geomÉtrica dentro del arte contemporÁneo. El fractal tiene mucho, por sus formas y colores, de contenido onÍrico o inconsciente. Las series geomÉtricas se repiten y se amplifican a partir de un patrón espiral, de tal manera que en cada parte está contenido el esquema formativo del todo. Por eso el fractal configura desarrollos holográficos muy sugerentes y de posibilidades insospechadas, como nos muestra el presente en una doble faceta de manifestación abstracta y manifestación figurativa.

Si pudiésemos observar el universo de las micropartículas, el universo cuántico, este ofrecería el aspecto de un fractal. Pues el esquema compositivo de los universos responde a esta estructura sistemática, en que a partir de la diseminación de una serie formada por micropartículas se da lugar a un vasto escenario, en que la misma configuración se vuelve a repetir hasta el infinito, en diversos planos de organización.

El fractal es una estructura que fluye, y hay fractales dinámicos muy sugestivos que acompañan al sonido en determinados programas de reproducción musical.

Si el universo es un fractal inmenso o infinito, también las producciones de este, incluso las sociedades humanas, y sobre todo el pensamiento y la mente, así como el lenguaje y los sistemas de significación tienen que responder y responden, como ha establecido la semiótica del texto a configuraciones isotópicas y alotópicas en las que se diseminan sentidos, se contrastan, se integran, se repiten o se diversifican.

El lenguaje natural humano y los textos o discursos en que se manifiestan son estructuras de diseminación de significados y sentidos, cuyas posibilidades formativas son ilimitadas. Proceden como una combinatoria de partículas fónicas, o gráficas, semánticas y sintácticas que establecen conjuntos discretos sobre protocolos formativos ahormantes.

Y es que la mente se proyecta más allá del cerebro, conecta con el universo mismo, y este no es más que una producción mental. Todo es pensamiento o lenguaje, que parte de un silencio original, de una nada generadora.

↓ 07-2005