TEXTOS | 09-2010 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 10-2010

26-09-2010

Texto heurístico

img137 copia.jpg

La investigación, el descubrimiento, el hallazgo, constituyen algunas de las aventuras más interesantes de la existencia. El viaje interior constituye el tema de esta obra.

Desde la consciencia se puede acceder, como lo ha hecho William Buhlman, a los mundos paralelos a los que también pertenecemos, y entonces las posibilidades de exploración se hacen casi infinitas, la perspectiva se agranda y la percepción de los mundos sutiles deja de ser un tema literario para convertirse en una realidad.

Los mundos de la "materia oscura", de la que hablan los científicos por desconocida pero existente y necesaria para que el universo siga expandiéndose, ese 96 % invisible, se hace patente y se experimenta mediante el viaje fuera del cuerpo, realizado por medio de nuestro doble energético, del que ya hablanban los egipcios, el ka.

De hecho esos mundos los vivenciamos de alguna manera a través del sueño, del subconsciente, pero lo que propone el autor es hacerlo de forma despierta y consciente. En su obra nos detalla mútiples experiencias y nos indica como realizar el viaje interior.

21-09-2010

La teoría como novela

img136 copia.jpg

Hay teorías de la novela que van pasando y caducando, de eso es consciente Vila-Matas que ha asistido a este espectáculo de la pérdia de las teorías, desde el el reinado de la teoría, donde se afirmaba que escribir una novela era algo en sí mismo repetitivo y banal.

Pero tal vez, hasta ahora, la teoría de la novela, y su caducidad, no había servido para escribir un relato, el relato que va desde el menosprecio de la novela, desde un teoricismo dominante, hasta el menosprecio de la teoría hecha novela.

Lo que podemos concluir de la lectura de este breve texto es que nuestra existencia no puede prescindir del relato, aunque de hecho no ocurra nada, salvo la dilatada espera de que algo ocurra. Pero tampoco podemos prescindir de la teoría, por su efecto consolador, aunque a costa de simplificar en exceso alto que es más complejo.   

No obstante, no por ello nos vamos a aferrar a una teoría, ni a un solo relato. Ni siquiera al relato de la pérdida de las teorías.

Por ello tal vez me ha ocurrido que al comprar este libro me han dado un ejemplar en el que cada dos páginas había otras dos en blanco. Para mi decepeción, incautamente, lo he descambiado por otro en el que están escritas todas las páginas, despreciando así todo lo que tienen de sugerentes y prometedoras las páginas limpias de texto impreso.

Una nueva pérdida se me ha ofrecido, la de un relato al que le hemos arrancado una hoja sí y otra no. ¿A qué teoría de la novela pertenece este procedimiento narrativo? Tendremos que inventarla.  

15-09-2010

Textos de la rue Chaptal

img135 copia.jpg

El Romanticismo tuvo en Paris su barrio, La Nueva Atenas, situado en las faldas de la colina de Montmartre, sus calles, la rue Chaptal y sus casas. Una de las más frecuentadas por los románticos es hoy el Museo de la Vida Romántica, casa del pintor Ary Scheffer, cuya vecina fue George Sand.

Allí se dieron cita pintores y dibujantes, poetas, músicos, novelistas. El museo conserva hoy el legado de Georges Sand, cedido por sus herederos: cuadros, muebles, joyas, elementos decorativos. Entrar en sus salones es transportarse a la época y al ambiente íntimo de los artistas románticos.

Georges Sand se relacionó con los artistas más destacados de su época: Musset, Chopin, Liszt, Delacroix, Balzac... Como confiesa en sus escritos: "La monde de sentiments et d´idées où mes amis me firent pénétrer est une part essentielle de ma véritable histoire, celle de mon développement moral et intellectuel. J´ai la conviction profonde que je dois aux autres tout ce que j´ai acquis et gardé d´un peu bon dans l´âme."    

09-09-2010

Foto testimonio

img134 copia.jpg

La última exposición de Willy Ronis en el palacio de la Moneda de Paris nos ha permitido reencontrarnos con el fotógrafo cronista de una época, la primera mitad del siglo XX, vista desde la emulsión fotográfica en blanco y negro.

Las fotos que muestran la alegría infantil de "Le Petit Parisien" , el rostro de Picasso visto en desde arriba, el desnudo en "Le Nu provençal", o el "Carrefour Sèvres-Bayblone" en el invierno de 1948, tienen la fuerza de lo que ya ha sido, y muestran la imposibilidad de un reencuentro, la evanescia de un presente, eternizado en la fotografía.

Willy Ronis ha estado mucho tiempo eclipsado por la popularidad de su contemporáneo Doisneau, hasta el punto de que cuando vemos una de sus fotos creeríamos estar mirando un Doisneau desconocido.

W. Ronis tiene fotos casi imposibles, como "Place Vendôme" (1947) en la que vemos los pies de una viandante saltando por encima de charco sobre el que se refleja la columna que da nombre a la plaza. el pie izquierdo que avanza rápido y se sostiene en el aire antes de pisar el suelo está levitando, borroso, y abriendo del todo el compas de la falda negra, por la que asoman a la altura de la rodilla dos finas piernas femeninas, entre las cuales se proyecta la sombría imagen de la columna Vendôme espejada en el charco sucio de la plaza. El cuerpo queda cortado en la cintura por el encuadre, atendo únicamente a ese paso en el aire.     

07-09-2010

Recepción de Texto fotográfico

img133 copia.jpg

La relectura de la "Cámara lúcida" como "Chambre claire" nos reconcilia aún más en esta semiótica fenomenológica del texto fotográfico, desde la perspectiva de un receptor que obtiene en la foto más de lo que esta proporciona, a través de lo en ella punza su deseo.

La fotografía es para Barthes lo que "ya ha sido" y ya no es, y por ello conlleva algo de loco y de falso, al mismo tiempo. El noema fotográfico es lo que "ya ha sido", representando algo es lo contrario de la existencia misma. Mostrando un objeto o una persona es la denegación del objeto, su ausencia.

La fotografía se convierte en arte cuando no lo pretende y por tanto sorprende algo o alguien en un dejarse ir.

Sin embargo, nuestra civilización se convierte en la civilización de la imagen, en la que lo importante es que todo pase por la imagen y tenga como referente la imagen misma, hurtando el objeto por medio del objetivo. La verificación constativa está en la imagen, ir es mostrar lo visto a través del texto fotográfico.

↓ 08-2010