TEXTOS | 09-2021 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 11-2021

20-09-2021

El texto como árbol

rama dorada.jpg



James George Frazer, La Rama Dorada. Magia y religión. Nueva edición a partir de la versión original en 12 vols., Fondo de Cultura Económica, México, 2019

Resulta reconfortante poder tener en las manos y leer las amplias páginas de una de las obras fundadoras de la antropología, la de J. G. Frazer, aunque sea en una edición compendiada de la obra final que nos legó su autor, en 12 volúmenes. Una obra que hemos visto citada en tantos lugares y cuya fuente quedaba siempre inaccesible. 

Afortunadamente, ahora también podemos descargarla de bibliotecas que la ofrecen gratuitamente, en versión Pdf, como la Biblioteca de Vigo.
 
Pero esta última edición del Fondo de Cultura Económica tiene ventajas añadidas, que no encontramos en otras, como la restitución de los capítulos censurados en traducciones anteriores. 

La empresa intelectual que fue elaborando Frazer a lo largo de su vida tiene características colosales, pues además de examinar las relaciones entre magia y religión en los pueblos de la Antigüedad las refleja igualmente en muchos pueblos primitivos actuales de todas las geografías, ello le da a la obra un carácter enciclopédico, que sin embargo se hace ameno gracias al relato que va trazando como si todo fuera un cuento o una leyenda. 

Para su autor, estos relatos sobre supersticiones, que relacionan la vida material con los sentimientos religiosos, muestran algunas de las formas de cómo se ha ido tejiendo la visión del mundo de cada cultura en el manto del pensamiento, a base de tres hilos: el hilo negro de la magia, el hilo rojo de la religión y el hilo blanco de la ciencia, contemporánea a su época. 

Muchos de los mitos, ritos y supersticiones de tantos pueblos antiguos y contemporáneos obedecen a un fondo común en el que se trata de preservar la vida, las cosechas y la cohesión social por medio de tabúes y actuaciones sagradas en las que el sacrificio de elementos vegetales, animales, humanos y divinos se han perpetuado de forma real o simbólica, para aplacar a determinadas fuerzas misteriosas, a sabiendas de que de la muerte siempre se aflora mediante diversas formas de resurrección, que aseguran la continuidad de la vida. 

Esta es una obra que no pierde actualidad y que ha servido de fuente de conocimiento y de descubrimiento a autores como Claude Levi-Strauss, Freud o Lacan, entre otros muchos más. 







12-09-2021

Textos y contratextos


portada_morderse-la-lengua_dario-villanueva_202012230926.jpg

Darío Villanueva, Morderse la lengua. Corrección política y posverdad. Espasa, Barcelona, 5ª Ed. 2021

Brillante y muy documentado ensayo de Darío Villanueva, teórico de la literatura y exdirector de la RAE, aparecido este año y que ha sido todo un éxito de público y crítica. 

Bajo este título, irónicamente represivo, se desarrolla la tesis de que tanto la corrección política como la génesis de la posverdad se constituyen en un régimen de pseudo saberes y actuaciones persecutorias que se ejercen en nombre de la libertad, entendida como una estricta sumisión a unas reglas divulgadas por determinados núcleos sociales muy activos, que se han ganado el favor de las autoridades políticas, sobre todo en el mundo occidental. 

Esta tesis la va desarrollando y argumentando su autor a lo largo de la obra con multitud de citas. Toda ella gravita sobre la idea de que el pensamiento del siglo XX en adelante ha sido, en gran medida, un intento de desacreditar las ideas del racionalismo ilustrado, cuyo máximo exponente lo sitúa en Kant, a partir de las propuestas formuladas por Nietzsche sobre la sospecha de que pueda haber una verdad universal asumible por todos. 

Darío Villanueva se desenvuelve como un profesor y filólogo influido por las ideas ilustradas, además de representante de una institución, la RAE, que creó la Ilustración en España, para partiendo del pueblo como soberano construir una lengua, un pensamiento y unas prácticas basadas en el sentido común. Frente a esta postura se alza, sobre todo, el movimiento de la posmodernidad y sus últimos desarrollos, con el auge de la posverdad y la circulación de las noticias falsas, como un despliegue que trata de diluir, en una posmodernidad líquida, cualquier intento de sustentar una verdad universal, a cuya objetividad haya que aspirar. 

Por otra parte, el movimiento de la corrección política, sobre bases feministas, poscoloniales, integradoras de las diferencias de todo tipo, afianzado por movimientos sociales muy activos, que se han desarrollado en los campus universitarios de USA, a partir de los años 80 del pasado siglo, han impuesto unas ideas sobre la corrección política en el lenguaje que resultan represivas y atentan contra la estructura gramatical de las lenguas, y cuya finalidad parece ser alcanzar una lengua común, la neolengua del Orwell de 1984, en la que quedaría diluida toda expresión que atentase a estos principios, adoptados de forma dogmática.
 
Porque, efectivamente, se da la paradoja, en todos los movimientos presuntamente liberadores, que se convierten en dogmáticos y represivos, a su vez, en confrontación con ideas previas que negaban o segregaban el reconocimiento de determinadas diferencias. 

Para Darío Villanueva, la superposición del movimiento de la corrección política, llevado a sus extremos, con el de la posmodernidad, que tanto arraigo ha tenido en las universidades norteamericanas, acaba conduciendo a la circulación emotiva de posverdades en que se basa la política y el funcionamiento cultural y social. Esta coincidencia puede llegar a tener tintes distópicos y apocalípticos, sobre todo para los no integrados en el estado actual de la cultura de masas. 












↓ 08-2021