TEXTOS | 02-2020 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 03-2020

27-02-2020

Historia del Todo y de todas las cosas


Wilber1633.jpg


Ken Wilber, Breve historia de todas las cosas, Ed. Kairós, Barcelona, 2010

 La obra de Ken Wilber Breve historia de todas las cosas está
concebida como un diálogo o una amplia entrevista en donde las preguntas de un
entrevistador van recibiendo las respuestas de Ken Wilber para exponer su
visión del universo y de la consciencia desde una perspectiva unificadora y
omniabarcante que integra la materia y el espíritu, en una visión holística en
la que se contempla la constitución de cada uno de los holones, desde el átomo
hasta el ser más evolucionado, como una serie de organizaciones de creciente
complejidad y asunción de su autoconocimiento. 

Es el camino que va desde la materia al reconocimiento del espíritu, la
historia de la evolución del universo y de los seres que lo pueblan, en orden
ascendente y descendente. 

Siendo el espíritu y su vacuidad el origen de todo, esta vacuidad crea un
orden de expresiones de complejidad creciente, en las que participamos los
seres humanos de un modo individual y colectivo, articulando una triada
constituida por el yo, el nosotros y el ello. El espíritu se expresa en todo y
en todos por igual pero no podemos reducirlo a una sola de sus expresiones, sin
proponer un paradigma particializador de su amplia extensión. 

Con esta concepción concilia las visiones del hombre y del universo
orientales, centradas en la visión interna, y occidentales, centradas en la visión
externalista del hombre y del mundo, proponiendo una síntesis integradora en la
que no se puede excluir ninguno de los cuadrantes del orden constitutivo del
Kosmos. 

En la historia del pensamiento se han establecido visiones
particularizadoras y parcializadoras que han ignorado la complejidad del
conjunto, dando lugar a enfrentamientos y conflictos bélicos y morales. 

Las visiones actuales, moderna, postmoderna, ecologista, ecofeminita, son
visiones chatas porque excluyen constituyentes esenciales de un conjunto más
complejo. El pensamiento y la práctica contemploráneas no acierta a vislumbrar
una reconciliación integradora y nos enfrenta a visiones dualistas que
privilegian uno de los órdenes, descendente o ascendente. 

La Vacuidad y la Forma son dos expresiones de la misma
Fuente. La Forma no tiene una esencia propia, sino que esta reside en la
Vacuidad y la misma no podría reconocerse si no fuera creando las formas y,
desde ellas, reconociéndolas y trascendiéndolas. Una y otra son como las dos
caras de un mismo Todo, intrínsecamente Uno, pero al mismo tiempo diverso: la
unitotialidad se reconcilia con la unidiversidad. 

Esta es una de las obras de Ken Wilber en la que
resulta más fácil y accesible comprender su visión holográfica del universo, la
consciencia y el hombre. Asombra su capacidad para contemplar todas las
filosofías, creencias, religiones, posicionamientos culturales históricos y
postulados científicos y realizar una síntesis integradora de todas ellas en la
que se reconocen y se reconcilian sus visiones particulares. 

 



26-02-2020

La búsqueda del sentido


9788435018654.jpg



Aldous Huxley, The Perennial Philosophy, 1945

La
filosofía perenne
, Ed. Sudamericana, 1967 (Descargable de Internet de forma gratuita) 

Partiendo
del sintagma acuñado por Leibnitz, philosophia perennis, el brillante
ensayista y creador literario que fue Aldous Huxley se aplica, en esta célebre
obra, que tanta resonancia ha tenido, a documentar en múltiples textos de las
tradiciones religiosas, filosóficas y espirituales de Oriente y Occidente, un
sustrato común, universal y permanente, que dé cuenta de la verdad subyacente a
todo lo fenoménico.

Una realidad
que puede ser pensada y también experimentada, pues el ser humano tiene una
doble naturaleza, fenoménica, la cual se hace patente a través del ego, y
nouménica, o divina, que reside en su espíritu, pues participa intrínsecamente
de la Unidad y de la naturaleza del Uno creador. El Uno se diversifica
infinitamente para finalmente reencontrarse en el ser humano.

No importa
como estas nociones hayan sido categorizadas o nombradas en cada autor, época o
cultura, lo importante para A. Huxley es descubrir y constatar que la
experiencia que subyace a todas ellas es común y universal, y nos permite
despertar de la ilusión de la apariencia para reconocer nuestra realidad
esencial. La forma como llevemos a cabo este acceso puede ser diversa, pero el
hallazgo es el mismo, pues es una verdad esencial, no una teoría sobre el mundo
inmanente o trascendente.

Es esta una obra
antológica, en la que el autor va ordenando las citas y comentándolas, para
establecer ese hilo de Ariadna que nos permita encontrar el sentido del sentido,
tras la apariencia de lo diverso. 

Su lectura es una continua reafirmación para
su lector modelo. A otros lectores, la obra le podrá saber a ociosa o
pretenciosa. Unos habrán encontrado el sentido, otros lo estarán buscando,
aunque en todos habita la esencia que igualmente los constituye como parte del Uno, siendo a su vez el Uno mismo. 

 

 

 

 

 



25-02-2020

Criaturas del logos


978841208145.jpg

Pedro López Ávila, Por los caminos del aire, Editorial Alhulia, Salobreña, 2019

Tenemos que
volver a celebrar la séptima entrega poética de Pedro López Ávila, que nos
llega Por los caminos del aire. Su voz, ya muy curtida en la expresión
libre, sentida y estética de los sentimientos, profundiza con mayor hondura, si
cabe, en el tema de la nostalgia de lo vivido y en la redención que ofrece el
amor.

Es una
consciencia reflexiva la que se instala en el poema reclamando vida y memoria,
ante el paso del tiempo destructor, que todo lo cambia, y donde el sentimiento,
trocado en palabra poética, consuela de alguna forma de la caducidad de la vida.

Pedro López
Ávila ha encontrado una voz propia en la construcción del texto poético,
trabajada en amplias lecturas, cuyos ecos hipotextuales se pueden adivinar,
reconfortando al lector, que encuentra un asidero, en la espaciosidad del logos, donde refugiarse de la insustancialidad del mundo.

Un erudito
prólogo de Manuel Díaz Castillo ofrece explicaciones filológicas sobre el
misterio de la poesía, cuyo secreto ha sabido encontrar de alguna manera Pedro
López Ávila, no en el artificio verbal, sino en la sincera, sentida y recobrada
cercanía con el misterio creador del ser.

 



Los caminos del texto


Antonio-Machado-un-hombre-bueno-i1n19073074.jpg


Pedro López Ávila, Antonio Machado, un hombre bueno. Octogésimo aniversario de su muerte, Alhulia, Salobreña, 2019

Es preciso
agradecer al profesor Pedro López Ávila por la evocación, sencilla y profunda,
que hace de la figura y de la obra de Antonio Machado, con ocasión del ochenta aniversario
de su muerte, ocurrida en Colliure el 22 de febrero de 1939. Se recogen en este
volumen los artículos publicados en el diario Ideal de Granada, en que ha
divulgado, de forma muy didáctica, su vida, su poesía y su pensamiento.

Antonio
Machado es ese poeta en el camino que habitó la casa del ser, atisbó los mundos
sutiles, dio palabra en el tiempo a sus intuiciones e impulsos vitales, se
comprometió con su país y descubrió que el secreto de la vida está en el despertar
de la consciencia.

Sus versos,
hechos canto y cuento, resuenan en nuestra mente, pues forma parte del
imaginario personal y colectivo de generaciones enteras, siendo él mismo un
caminante sin camino que recorrió una vida que va de Sevilla a Colliure,
pasando por Madrid, Soria, París, Baeza, Segovia, Valencia… El amor pasó por su
vida de forma efímera, pero dejó un hondo sentimiento que se prolonga hasta el
final de su existencia, cuando la guerra lo separó de su segunda amada.

Su prosa es
fresca, sentenciosa, arraigada hondamente en el pensamiento filosófico,
creativa. Inventó figuras inolvidables, como Abel Martín o Juan de Mairena, que
rezuman ingenio y sabiduría popular. Supo ser y estar a la altura de las
circunstancias del momento histórico que le tocó vivir, fiel siempre a sí
mismo. Una persona ejemplar que nos sigue dando, de forma permanente, una
lección de sensibilidad y de profunda integridad.

 

 

 


24-02-2020

Los textos de una sabiduría milenaria


Hartdescarga.jpg


William
Hart, L´art de vivre. Méditation Vipassana enseignée par S. N. Goenka,
Éditions du Seuil, Paris 1997

Vipassana
significa visión
penetrante, que permite ver las cosas tal como son. Es una forma de meditación
con atención plena sobre uno mismo, sus sensaciones, emociones, sentimientos y
pensamientos, con aceptación y sin juzgar. Esta atención enfocada y no dispersa
permite alcanzar estados de interiorización muy profundos, en la medida en que
se practica de forma asidua.

La obra de
William Hart relata la introducción del Vipassana en occidente, gracias
a la labor de S. N. Goenka, quien la divulgó y creó una serie de centros
abiertos a todos los interesados que quieran practicarla, en ciclos de diez
días, donde se enseña y se practica en completo silencio. 

La práctica
del Vipassana proporciona calma y equilibrio, acompañada de una profunda
compasión hacia uno mismo y hacia los demás, activando la capacidad de empatía
que todos tenemos.

El Vipassana
fue enseñado por Buda en su discurso Sutta Pitaka, que se ha conservado
en la propia lengua que él hablaba, el pali, un dialecto del sánscrito. En este
discurso explica Buda sus prácticas de meditación, que le llevaron a la
experiencia de la verdad. Es una forma de contemplar la realidad desde todos
los ángulos, en lugar de tener una imagen selectiva de uno mismo y de las
cosas, esta objetividad lleva a alcanzar la verdad desnuda de toda adherencia.
Con esta práctica el espíritu se vuelve calmado, como una montaña al amanecer.

En la obra
se detallan todos los aspectos de la práctica: la búsqueda, la conducta ética, la
investigación del origen de los problemas, los ejercicios de concentración, la
disciplina de la sabiduría, la aparición de la consciencia atenta y ecuánime,
hasta alcanzar el fin que es la liberación de todo apego y de todo sufrimiento.
Todo ello se convierte en un arte de vivir basado en la autorrealización.

 




Escenarios de mortandad lingüística y cultural


9788495674852.jpg


Marcos Sarmiento Pérez, Cautivos que fueron intérpretes. La comunicación entre europeos, aborígenes canarios y berberiscos durante la conquista de Canarias y los conatos en el Norte de África (1341-1569), 2ª Edición, Libros ENCASA, Málaga 2012

Un estudio
de la conquista y aculturación de los aborígenes o indígenas canarios llevada a
cabo por diversos pueblos del Norte de África y Europa a partir del siglo XII.

Tiene en
cuenta sobre todo el aspecto de comunicación lingüística en un escenario donde
se dieron cita muchas lenguas: dialectos bereberes, lenguas romances y otras
del centro y Norte de Europa.

En un
contexto semejante, la labor de los intérpretes que supieran establecer la
comunicación entre los diversos dialectos canarios, de origen seguramente bereber,
de los cuales no ha quedado, hasta el momento, testimonio escrito alguno, y las
lenguas de los conquistadores, fue llevada a cabo, en la mayoría de las
ocasiones, por cautivos nativos de las islas, que aprendieron rápidamente la
lengua de los conquistadores e hicieron de intermediadores entre ambos bandos. Los
conquistadores que aprendieron los dialectos nativos no dejaron testimonios
escritos de estos, o bien hasta el momento no se han encontrado, a diferencia
de lo que ocurrió en la conquista de América. Por lo tanto, en este caso, la
aculturación fue total.

El autor
hace una nómina detallada de 33 de estos intérpretes, la mayoría no conocían la
escritura, dando noticias de su procedencia y actuación, tomada de fuentes
históricas, en los dos siglos que duró el proceso de conquista y aculturación
de las Canarias. Su labor fue eficaz, y permitió un entendimiento entre nativos
e invasores.

Se agradece
este tipo de trabajo de investigación, muy bien documentado, que aporta la
perspectiva lingüística a la historia de la conquista, realizado Marcos
Sarmiento, un investigador muy versado en el estudio de las relaciones
interculturales de los viajeros a Canarias, sobre todo los de origen germánico.

 



23-02-2020

Viajes y viajeros por un mundo virginal


9788495674838.jpg

Marcos
Sarmiento Pérez, La expedición científica de Ernst Haeckel a Lanzarote
(1866-67). Las Canarias en la Teoría de la Evolución
, Málaga 2011

Esta obra es
un amplio y documentado estudio de la expedición que a mediados del siglo XIX
realizó un equipo científico de la Universidad de Jena, coordinado por el
ilustre naturalista alemán Ernst Haeckel, defensor de la teoría de la evolución
en el continente europeo, para clasificar las especies de la fauna costera de
Arrecife, muchas de ellas desconocidas hasta ese momento.

Se tiene en
cuenta tanto el marco científico, las biografías de los expedicionarios (además
de Haeckel, el ruso Nicolai N. Mikloucho-Maclay, Herman Fol y Richard Greeff),
las circunstancias del viaje, las relaciones con los isleños y la vida
cotidiana de sus protagonistas, en una estancia que se prolongó por tres meses.

Además del
valor científico y las especies encontradas por los investigadores, reseñadas
por un artículo del propio E. Haeckel, la obra incide en el intercambio
cultural y humano que supuso esta expedición, y en la situación social y cultural
de los habitantes de la isla en ese momento, lo cual tiene un importante valor
para el estudio de las imágenes de los pueblos, y la construcción de la imagen
de Lanzarote y de Canarias en su conjunto, proporcionada por los viajeros, en
este caso científicos.

El gran naturalista
Ernst Haeckel tenía grandes dotes de dibujante y pintor, esa fue su primera
vocación, que empleó para dibujar las especies que descubría, y que a veces empleaba
para recoger paisajes y vistas de los lugares que visitaba, como es el caso de
la acuarela que pintó de la ciudad de Arrecife y su entorno costero. La obra
contiene un amplio repertorio de láminas de los animales marinos encontrados:
sifonóforos, moneras, radiolarios y esponjas calcáreas.

Con esta
expedición, la frustrada visita de Darwin a Tenerife quedó compensada y las Canarias
permitieron aportar su contribución al estudio del origen y la evolución de las
especies.

Gracias a
este trabajo, se incorpora la Zoología a la investigación de otros naturalistas
que en el siglo XIX visitaron las Islas Canarias, como por ejemplo Alexander von Humboldt y Leopold von Buch, en la Geología, y Herman Schacht y Carl Bolle en
la Botánica.

 

 

 



Los caminos del relato


9788420678382.jpg


Peter
Handke, La noche del Morava, Alianza Editorial, Madrid, 2013

Como epifanía de una vida, y de todas las vidas, de un mundo,
y de todos los mundos, se nos muestra la narración del relato oral del antiguo
escritor, que habita en un barco amarrado al río Morava, de su viaje circular
por diversos países de Europa, en busca de sí mismo, de sus orígenes, huyendo de
una mujer que lo persigue y a la que se siente a la vez unido y alejado.

Esta peripecia le permite a Peter Handke englobar en esta
extensa novela todos sus temas, motivos y obsesiones. Pero al mismo tiempo,
demostrar que aquello que creemos ser y el mundo que parece existir es en
realidad un sueño, el sueño de una noche de primavera, que se desvanece con la
llegada radiante del sol del nuevo día, quedando finalmente todo lo vivido y lo
narrado, como un sueño, o pesadilla, de la que se despierta y que se contempla
como algo a la vez propio y ajeno, que a pesar de todo, merece la pena haber
vivido y experimentado, pues de alguna forma estamos hechos de la sustancia de
nuestros sueños, siendo la revelación misma de nuestra irrealidad demasiado
luminosa y brillante como para poder ser soportada.

Su novela es una obra total, en la que cada fragmento
contiene el todo de la vida y del sentido que se encierra en toda ella. Para el
lector es una invitación a contemplarse a sí mismo como criatura de su propio
mundo, un mundo habitable, que se comunica con un mundo meramente comunicable.
Para Peter Handke, ambos mundos le pertenecen, y nos introduce en ellos,
invitándonos al relato, como lo hace a los amigos que el protagonista convoca a
pasar la noche en el barco, como audiencia de una historia que se despliega
ante su curiosidad y su asombro.

La obra puede ser leída de forma lineal, o saltar por ella
como en una rayuela, yendo de acá para allá, de sus cielos a sus infiernos,
hacer un propio itinerario de lectura y alzar muchas veces la cabeza del texto,
para de esta forma escribir la lectura, reescribir el entramado que nos une a
esa historia desde nuestra propia peripecia vital.

 

 

 

 

 

 

 



21-02-2020

El logos del texto


9789681683153-es.jpg

George Steiner, Los logócratas, Mondadori, Barcelona, 2011

In memoriam

La reciente desaparición de Georges Steiner nos trae a la memoria las lecciones de un maestro que ha leído y se ha nutrido de grandes logócratas. Podríamos entonar un canto por la muerte de la tragedia, u optar por el lenguaje del silencio, después de una babel extraterritorial. También podría ser oportuno buscar erratas en el examen de una vida, sintiendo en estos momentos más que nunca la nostalgia del absoluto. Nos sería fácil encontrar diez (posibles) razones para la tristeza del pensamiento, evocando a Tolstoi o Dostoievski y a otras Antígonas. Desde la idea de Europa, nos será fácil encontrar presencias reales en los libros que nunca ha escrito, por respeto a la gramática de la creación. Pero nuestra pasión quedará intacta, tanto como el respeto al misterio de la vida.  


↓ 01-2020