TEXTOS | 07-2023 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 08-2023

24-07-2023

Textos supra conscientes


Grof.jpg


Stanislav Grof, La mente holotrópica. Los niveles de la conciencia humana, Barcelona, ​​Ed. original 1992, Kairós, 4ª Ed., 2005

Persisten en los anaqueles más remotos de las librerías auténticas, y en los fondos de las editoriales más conscientes, que no destruyen sus fondos, obras fundacionales y fundamentales como la presente, del psiquiatra checo Stanislav Grof, donde argumenta e ilustra abundantemente, por experiencia propia y ajena, la existencia de una mente más amplia que la puramente personal, la mente holotrópica, que da sustento a la psicología transpersonal, que él mismo fundara siguiendo la estela de A. Maslow y a la par que K. Wilber. De esta manera, tenemos la suerte de habernos topado hoy con una obra que no se nos cruzó en su día. 

El sustrato de la psicología transpersonal reside en el psicoanálisis, sobre todo en el de Jung, que tuvo el aval de W. James para acceder a dimensiones no exploradas o desconocidas de la psicología del sujeto personal. 

Stanislav Grof ha tenido la fortuna, además, de estar en la cresta de la ola de las innovaciones psicoterapéuticas de su momento, gracias a su apertura a toda clase de experiencias e influencias, que le permitieron salir del corsé de la Praga del telón de acero. 

De esta forma experimentó con el LSD, hasta que fue prohibido, con las regresiones hipnóticas, con la psicología de las profundidades inconscientes y supraconscientes, con la respiración como medio de acceso a la consciencia, sin detenerse en los prejuicios de una ciencia reduccionista de la mente. 

Más adelante, su larga estancia en el Instituto Esalen, del Sur de California, fue decisiva para indagar en miles de casos en los que pudo acceder experimentalmente a la consciencia profunda, por medio de las regresiones. 

Gracias a ello, la obra se ofrece como un amplio panorama de indagaciones y experiencias y muestra las claves fundamentales del paradigma transpersonal, abriendo nuevas perspectivas sobre la realidad cuántica y la naturaleza humana. 

El paradigma transpersonal se sitúa en el mismo núcleo de la consciencia originaria, más allá de las fronteras del espacio y del tiempo, de la realidad compartida, conectando incluso con experiencias de naturaleza psicoide. 

En el presente que vivimos, en donde se trata de reducir todo el conocimiento a un planteamiento único, que uniformice a todos los seres humanos bajo el modelo de una inteligencia artificial en crecimiento, como medio de control y de referencia universal, la presente obra nos sitúa en aquella vanguardia de la exploración de la consciencia, que se gestó desde los años sesenta en adelante, y que obtuvo resultados que tienden a ser minimizados u olvidados. 


07-07-2023

El texto del lector


act.jpg


Wolfang Iser, El acto de leer. Teoría del efecto estético. Traducción J.A.Gimbermat, Primera edición 1987, Taurus, 2ª Ed. revisada y ampliada, 2022

El acto de leer describe el encuentro del lector con el texto, desde donde nace la experiencia de la literatura como una asunción de conciencia y de sentido que se despliega en este encuentro entre obra y lector. 

La obra empieza existir cuando es recibida y reconstruida por los lectores, llenando huecos, activando presuposiciones, actualizando un punto de vista móvil que busca dar y encontrar sentido a un texto que por sí mismo no lo dice todo, sino que se insinúa al lector y le deja un amplio margen de cooperación interpretativa, si bien no ilimitada, si al menos amparada en el horizonte de expectativas de la época en que se realiza el acto lector. 

Al mismo tiempo que se constituye el texto en la conciencia del lector, este se configura realizando una representación imaginaria del mismo. El lector tiene que realizar multitud de tareas, además de llenar los espacios vacíos del texto, ensamblar las partes de una obra que muchas veces se desarrolla de forma elíptica y que no lo dice todo, sino que en todo caso lo insinúa o lo deja entrever, a veces permitiendo que el lector haga presuposiciones equivocadas o incompletas, que en el proceso de lectura tendrá que ir corrigiendo. 

Y estas operaciones son tanto más prolijas si nos situamos en los textos de vanguardia, donde impera lo no dicho, la negación o la negatividad. Para completar sus hipótesis de lectura el lector cuenta con una comunidad de lectores y un círculo hermenéutico, que le proporciona sugerencias y que amplía sus expectativas e inferencias. 

Esta es una de las obras capitales de la estética de la recepción, una corriente crítica que puso el énfasis más en el lector que en el autor o la obra, y abrió la literatura a una concepción dialógica entre autor-lector y texto en donde se juega el papel de la ficción y la fruición del acto de leer. 

Reconforta poder leer hoy, después de tantos cantos de sirena en la crítica literaria posmoderna, una de las obras capitales de una corriente innovadora que sacaba la crítica literaria de las casillas de la biografía del autor o de la circulación social de los textos, abriéndola a un horizonte de experiencias fenomenológicas mucho más amplio. 

↓ 06-2023