TEXTOS | 11-2012 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 12-2012

22-11-2012

El camino a la abstracción

albert-sesma-66[1].jpg 

Albert Sesma, Entrada a la Calderería de Granada, Galería de Arte La Zubia, noviembre de 2012 

20-11-2012

14-11-2012

Opinar relatando

img486 copia.jpg

Juan José Millas, Articuentos completos, Barcelona, Seix Barral, 2011 

Millás ha inventado un subgénero de opinión, el articuento, una columna de periódico insertada en la vida cotidiana de un individuo que siempre es él mismo. Los articuentos están entonados en primera persona, pero parten de una anécdota aparentemente trivial que acaba siendo reveladora de un estado de consciencia o de ánimo, de una situación social, de un disparate que aceptamos como si fuera preciso o inevitable. En esta recopilación no están presentes los artículos demasiado ligados a una actualidad que ya no lo es o a una noticia de la que no nos acordamos, por eso son los más valiosos, los que recogen escenas de la vida y reflexiones de valor permanente.

Los ha ordenado en secciones: Cuerpo, todos los que aprecian el cuerpo como una prótesis del alma; Mente, los que vienen a demostrar que en la mente está contenido todo y lo externo no es nada más que una extensión de ella; Lenguaje, los que acaban descubriendo que todo es lenguaje y que sin palabras nada seríamos; Sociedad, tienen que ver con los otros y sus pesadumbres, que son las nuestras; y un Cajón de Sastre final en donde se encuadran los que no caben en las anteriores categorías.

Estos articuentos tienen de alguna manera una textura holográfica, cuando lees las primeras líneas te es posible adivinar sus desarrollos y a veces coincides con el que ha elegido el autor, sobre todo cuando tu mente se va mimetizando a la suya a medida que avanza la lectura. Lo cual nos puede llevar a pensar que en ellos hay una estrategia oculta, la de que Millás trate de amueblar nuestra mente con la suya y posesionarse de ella. Todos invitan al humor, a la lucidez, a la ironía, a la pesadumbre, a una visión al revés del mundo, a ver una realidad alternativa en donde todo parecía en su sitio. Pero no son productos de una extravagancia o de un querer derrotar al orden impuesto, pues el personaje autor de los mismos es un tipo sencillo y cotidiano, sin pretensiones, un hombre corriente que solo aspira a seguir siéndolo, pero que en cambio descubre huecos inexplorados y explicaciones diferentes al entendimiento del mundo y de uno mismo. Sus aventuras y desgracias, lo vuelven conmovedor, pues en él nos vemos cada uno de nosotros y admiramos también su ingenio y su tristeza.

12-11-2012

El juego de la entropía

clip_image002 copia.jpg 

La Entropía, Colección de  Monografías del Grupo Tseyor, 2ª edición, 2012 

La entropía es toda dificultad que nos obstaculice o impide realizar un propósito. En su actuación puede derrotarnos, cuando desistimos de ello, o puede hacer que su fuerza contraria sea rentabilizada para estimular nuestro empeño y alentarnos a perseverar.

La entropía es un elemento constitutivo del cosmos y funciona selectivamente, permitiendo que solo prospere y se magnifique lo que por efecto de una voluntad constante y consciencia consigue alcanzar su meta.

Pero la entropía también funciona de una manera más ligera, nos puede adormecer, dispersar, hacernos olvidar nuestro plan, distorsionando su desarrollo y oscureciendo sus fundamentos.

En nuestra psicología la entropía también actúa, propiciando el apego, la rutina, el conservadurismo. A veces, los desarrollos individualistas pueden conseguir sus logros a costa de los demás, de los adormecidos. En cambio, los desarrollos que parten de un planteamiento común, unido, de equipo bien hermanado, tienen todos las bazas a su favor.

En esta monografía se hace un planteamiento muy amplio y unitario de lo que supone la actuación de la entropía en el universo y en nuestra propia existencia.  

Descarga gratuita en: http://www.tseyor.com/biblioteca/LAENTROPIA.pdf

06-11-2012

Historias de los otros

img483 copia.jpg

Antonio Tabucchi, Autobiografías ajenas. Poéticas a posteriori, Barcelona, Anagrama, 2006 

En esta obra comenta Tabucchi el proceso que le llevó a escribir algunas de sus obras y cómo entiende la narración ficcional y la creación de personajes. Los personajes de sus novelas son él mismo en alguna de sus facetas más o menos conocidas, alguna de sus máscaras, por eso puede concebirlos y darles vidas, pero al mismo tiempo de esta manera puede considerarlos otros. Sus obras son así autobiografías ajenas y se ha dado el caso de que algún lector se ha identificado tanto con alguno de sus personajes que le ha escrito una carta denunciado la apropiación de su vida.

Por otra parte argumenta sobre las conexiones entre la escritura y la vida, a partir de cómo algunas de sus obras literarias han anticipado acontecimientos que después han sucedido. La explicación está para él en las múltiples conexiones de los hechos con la mente, en como lo que se teje en el pensamiento está relacionado con lo que pasa, ha pasado o puede pasar. La escritura puede tener también algo de sueño premonitorio, porque todo lo que está en la mente está también en algunos de los mundos posibles. 

04-11-2012

Perspectiva múltiple

img482 copia.jpg

Ignacio Martínez de Pisón, El día de mañana, Barcelona, Círculo de Lectores, 2012 

Novela social sobre la emigración a Barcelona en los años cincuenta y sesenta en adelante y las luchas políticas durante el franquismo. Son muchas historias ambientadas en la España de entonces, en las que destacan tanto las biografías de personajes y familias, con sus aspiraciones y sacrificios. La novela tiene muchos narradores en primera persona que van contando cada uno de ellos su historia personal y sus relaciones con Justo Gil, un emigrante que tenía un extraordinario poder de seducción con las mujeres, pero cuyo verdadero amor era su madre, una mujer enferma a la que no logra sanar por ningún medio.

Mas adelante Justo se abre paso entre las clases sociales más favorecidas y se asimila a ellas, olvidando su pasado y las relaciones con los que lo ayudaron a asentarse en Barcelona. Justo se inicia en el compromiso político, junto con los hijos de la burguesía, pero más como estrategia que como auténtica convicción. Es detenido en una redada y para tratar librarse del juicio pendiente se hace confidente de la policía y amigo de un suboficial que le llama el Rata.

Justo hace negocios sucios y trata de equipararse a los pudientes, pero en su camino encuentra dificultades. Como confidente denuncia a todos con los que se había relacionado, como venganza hacia ellos que no llegaron a aceptarlo del todo. Para darle una salida a su situación Mateo, el suboficial, le encauza en los estudios universitarios, donde sigue haciendo de confidente a un nivel menor. Pero empieza a sospechar de él, piensa que es un agente doble.

Más tarde descubre que está enamorado de una mujer a la que no se atreve a acercarse y a cuyo entorno protege ocultando informaciones. Aparece el personaje de un loco encariñado con una tortuga que dice lo tranquiliza y con el que Justo levanta una casa en un campo lejano. Su amor oculto, Carmen, le hace aficionarse a la literatura mística. Mientras que el amor de Mateo es una mujer con la que se relaciona sin ninguna fantasía y con la que acaba casándose, él que no había conocido a sus padres.

Quemado como confidente de la policía no le queda otro remedio que acercarse a la ultraderecha, donde acaba atentando contra los que financiaban sus actividades. En un ajuste de cuentas muere junto a la casa que había construido en el campo con sus propias manos.

Una novela que reconstruye toda una época y la encarna en una serie de personajes de ficción que sitúa en los hechos históricos decisivos de entonces. Un relato que sin duda atrapará a más de un lector.  

02-11-2012

El personaje autorial

img481 copia.jpg

Antonio Tabucchi, Tristano muere, Barcelona, Anagrama, 2004

Un relato, hecho a tumba abierta, en que un enfermo terminal, Tristano, cuenta su vida a un amigo escritor para que lo redacte en forma de novela, con todas las verdades, exigencias y reconvenciones que hace al novelista y las dudas sobre su oficio o su fidelidad. En este relato el personaje pretende aparecer siempre como héroe y para ello no le importa adornar o transformar la realidad. Se sabe protagonista y quiere aparecer como un personaje de leyenda, vitalista, vividor, arrojado y siempre valiente. Tristano ha sido soldado italiano ocupando Grecia, maquis que renuncia a su condición y se va al monte a luchar contra los alemanes. Tristano tiene toda la vida y la experiencia vital que le falta al escritor, pues él sabe muy bien que quien escribe no vive.    

              Mediante este procedimiento Tabucchi consigue escribir una de sus mejores obras. Concibe una novela fenoménica, en la que el texto da cuenta de una forma radical de su origen, de su fuente narrativa, y la transcribe con fidelidad. Una nueva manera de modular la voz enunciativa en primera persona y de configurar la figura del narratario, convertido en este caso en relator en segundo grado de la memoria que recibe. Ello pone en abismo la literatura misma, muestra su artificio y al mismo tiempo su verdad. 

Este procedimiento subraya además la figura del personaje que -frente al autor-, se debate entre su enfermedad y sus recuerdos, le exige fidelidad y silencio al receptor-narrador, en cierto modo lo maltrata ante la desconfianza de verse maltratado por este, pero el supuesto narrador recoge todo, miméticamente, tanto los contenidos de la memoria como la situación en que se debate el enfermo y sus relaciones con el autor. Él en cambio no opina, solo transcribe el espectáculo al que asiste.

Por efecto de la enfermedad y de la morfina sus recuerdos son desordenados, alternantes, repetitivos, pero no le pide a su interlocutor que los ordene, aunque sepa gran parte de su historia, como amigo que es. Al final, Tristano le regala la foto de su padre yendo elegantemente vestido al pueblo donde se iba a casar con su madre, para que la ponga en la portada del libro, y muere preguntando la hora que es, como ser que en el tiempo asiste al final de su tiempo.

↓ 10-2012