TEXTOS | 04-2012 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 05-2012

30-04-2012

Logoterapia

img400 copia.jpg 

Victor Frankl pertenece a una familia judia, gran parte de la misma sucumbió en los campos de concentración, y él mismo vivió esa dura experiencia.

En esta obra relata sus años en los campos de exterminio y las decisiones que le llevaron a afrontarlos, en lugar de huir y dejar a sus padres desamparados. Durante su estancia en el campo de concentración descubrió la terapia basada en la palabra, la logoterapia.

Su experiencia nos muestra la capacidad humana para superar las adversidades, cuando se busca y se encuentra un sentido a la existencia. De esta manera propone una visión rehumanizada de la psiquiatría, lejos de entender la mente humana como un puro mecanismo.

Piensa que cada época tiene su neurosis colectiva y su propia psicoterapia para vencerla. El vacío existencial, el nihilismo, es la neurosis de nuestro tiempo, que propone una carencia de sentido de la vida del hombre. Pero sostiene que aun en su ínfima libertad, el hombre posee la capacidad para cambiar a cada instante, para crearse a sí mismo, para superar el determinismo estadístico.  

29-04-2012

Novela psicológica

img399 copia copia.jpg

Emilia Pardo Bazán, Insolación (Historia amorosa), 1889 

Esta breve novela de Emilia Pardo Bazán recrea ese tipo de historia que los estudios de narratología citan como ejemplo: “La marquesa salió a las cinco de la tarde”, creando toda clase de expectativas a los lectores. 

Efectivamente, es la historia de una marquesa viuda y todavía joven que se devana entre atender sus exigencias morales o dejarse llevar por los impulsos amorosos que sienten hacia el hombre que la galantea y del que acaba enamorándose. Todo ocurre en el espacio temporal de siete días y se resuelve la noche en que deciden pasar juntos en la alcoba de la doña Asís Taboada, con la intención de comunicar a todos, al día siguiente, su compromiso matrimonial. 

Entre las circunstancias que desencadenaron este desenlace está la fiesta de San Isidro, la multitud que participa en la romería, el intenso calor, la bebida y el mareo. Si todo hubiese fruto de estas circunstancias ambientales y climáticas, estaríamos ante el más vivo ejemplo de novela naturalista.  

Se estima que esta es la última novela naturalista de su autora, antes de que la lectura de las novelas rusas la inclinara a comenzar un ciclo espiritualista. Pero tal vez sea sobre todo una novela psicológica, como lo fueron tantas novelas de su época, en la que lo que importa es ante todo la resolución de un conflicto que es interior, en donde se enfrentan sus ideas sobre la moral asumida y sus impulsos amorosos. Es decir, donde la mujer asume su condición de sujeto por encima de las convenciones sociales que la relegaban a ser el objeto del cuidado o del deseo del hombre.

26-04-2012

La perspeciva doble

img398 copia.jpg 

Una novela en la que la puesta en abismo sirve para incluir la novela dentro de la novela y contar dos historias cuyos protagonistas se van aproximando a partir del libro en que aparecen contenidos. De esta forma, la historia de un abandono amoroso se resuelve como la historia de un encuentro que a pesar de su carácter casual permite vivir una peripecia vital mucho más amplia y satisfactoria.

Hay en la novela varios ingredientes imprescindibles, ante todo la ciudad de Paris como marco de todas las posibilidades, la literatura como experiencia y el mundo de los escritores y las editoriales, y no podían faltar tampoco los restaurantes y las recetas culinarias, para dar cumplimiento a una historia feliz, optimista, llena de encanto y evocación nostálgica.   

La historia está contada en primera personal por sendos narradores autodigéticos que se van alternando los capítulos de la misma. Cada uno de ellos cuenta hechos coincidentes desde una perspectiva diferente, la de un editor y escritor secreto de una novela, la que leemos, que se enamora de la dueña de un restaurante llamado "El tiempo de las cerezas", la canción de los comuneros, que a su vez se había enamorado del ficticio autor de la novela. El editor crea una serie de engaños para ocupar el papel del autor ficticio, engaños que le llevan a un fracaso estrepitoso del cual no puede salir sino diciendo la verdad.  

25-04-2012

Periodismo textual

img397 copia.jpg

El periodismo virtual o impreso tiene un espacio dedicado a los jóvenes pioneros que a través de esta experiencia, El País de los Estudiantes, pueden aventurarse a contar la actualidad con palabras e imágenes.

Esta cabecera, única e irrepetible, sin segundas partes, es un hito singular en el encorsetado mundo de la prensa. Pretende introducir un aire fresco y una forma diferente, menos convencional, de relatar "los eventos consuetudinarios que ocurren en las rúas".

Es un número en que se dan cita las miradas cruzadas de lenguas y culturas próximas, que se reconocen mutuamente en el espacio cultural y emocional del contraste y el aprecio de las cualidades ajenas, en las que se pueden poner en crisis o en valor las propias.

24-04-2012

El silencio del verbo

img396 copia.jpg

Reconforta que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucia haya traído al recuerdo la figura creativa de José Moreno Villa, nacido en Málaga, fue poeta, pintor, historiador del arte y archivero que es casi un olvidado del 27, frente al fasto que se le ha dedicado a otras figuras de su generación.

Moreno Villa vivió durante veinte años en la Residencia de Estudiantes hasta los últimos días del cerco de Madrid, y fue una figura imprescindible dentro de la institución, responsable de traer a ella a las figuras más señeras de la ciencia y el arte de esos momentos.

Fue un pintor vanguardista, inspirado en los cubistas y sobre todo en Picasso, son célebres sus dibujos alámbricos, en los que con un solo trazo se resolvía toda la figura.

Como poeta tiene una doble faceta de poeta vanguardista y tradicional. En el primer sentido escribe poemas cubistas, como poeta tradicional se hace eco del verso corto popular y ritmo cantarino. Muchos de sus poemas están dedicados a glosar la pintura.

Fue el primer intelectual exiliado de la República en llegar a México donde transcurrió una nueva etapa de su vida y de su obra. Allí escribió su Vida en claro, un libro de memorias que resulta imprescindible para conocer su personalidad creadora. Está dedicado al hijo tardío que tuvo en México, para que este pudiera reconocer cuando fuera mayor la personalidad de su padre.

23-04-2012

La historia en la boca del metro

img395 copia.jpg

Una forma muy original de contar la historia de Francia, utilizando veinte estaciones del metro de París, situadas en diferentes distritos, que evocan cada una de ellas uno de los últimos veinte siglos de la historia de las Galias.

Lorànt Deustch emprende esta aventura con desenvoltura y gracia para acercar al lector la historia de este país al ritmo del metro parisino.

Muchas veces la historia es un espacio sumergido de nuestro presente, por el que no navegamos tan a menudo como por el suburbano. Los nombres de las estaciones son un recordatorio de figuras o lugares de los cuales se desconoce casi todo y acaban convertidos en meros índices de un lugar tan frecuentado como desconocido es el significado de su nombre.

La curiosidad del pasajero del metro, sus momentos de espera cotidiana y de tedioso trayecto, se pueden ver amenizados por la erudición ligera y la anécdota curiosa de esta obra escrita para personajes como los de Zazie en el metro.   

17-04-2012

Poética de la pintura

img394 copia.jpg

Este volumen recoge la escritura de un pintor que reflexiona sobre todo sobre el arte, su estética y la creación artística como una actitud más que un artificio. Viajero incansable, primero por imparativos del exilio obligado y después por la afición cosmopolita, está al tanto de la cultura de su tiempo, y observa a España desde fuera, con lo que puede sentirla más viva y más adentro.

Su escritura, como su pintura, es fragmentaria, de corta extensión, tanto en prosa como en verso, de gustos muy fieles, sobre todo a los pintores españoles, y dentro ellos a Velázquez, del mismo modo que a Picasso o a Zurbarán, por no citar más que tres nombres.

Es una delicia leer sus apuntes, diarios, artículos, libros de viajes, semejante a la de ver sus cuadros, nos paseamos con toda naturalidad por un mundo y una época que nos resultan tan familiares y apuntados como lo son la mayoría de sus obras pictóricas, insinuaciones, bocetos, esbozos, propuestas, formas de ver las cosas sin imponer ningún criterio ni ninguna verdad. Su obra fluye con la vida, la belleza y la experiencia y siempre revela su calidad y sinceridad, su intención de ser siempre él mismo y no impostar la voz ni la suelta y libre pincelada.   

En sus obras aparece la sensibilidad de la persona que sabe captar la luz, el color, los ambientes y la singularidad o la genialidad de las personas que conoció en su larga vida de artista. Su escritura y su pintura parece ser la de un aficionado a las artes y a las letras, que siempre está aprendiendo y gozando las obras y el paisaje.   

10-04-2012

Relato epistolar

img393 copia.jpg

Esta obra plantea una forma original de concebir el libro de memorias, como una carta dirigida a los familiares, padres o amantes. La carta ha demostrado ser un buen formato para contar historias, por la visibilidad del narrador que a veces es tambien el protagonista, que dialoga con un destinatario en segunda persona. Sería más bien esta una Carta a la madre, megalómana y desmesurada.

No son estas cartas que surjan del momento de los acontecimientos, sino que media en ellas la distancia del tiempo y la experiencia que modifica la percepción de las cosas e incluso diluye o modifica los recuerdos, como decía Borges.

Por ello las supuestas memorias son en realidad una forma de ficcionalizar la propia vida, en cuyo texto la experiencia vivida se transforma en construcción o reconstrucción discursiva. Nada menos privado que esta correspondencia que se da a leer a todos los interesados, desmintiendo el título del libro.

Sorprende la seguridad de las afirmaciones de la autora-narradora, su forma de no dudar sobre lo que recuerda o la valoración de las impresiones que recrea. Todo parte de que el tiempo de la vida y sus peripecias vitales son asumibles, comprensibles, narrables y controlables como un libro de contabilidad. Son confesiones de lo que nunca se ha dicho o no se ha atrevido a decir a nadie.      

Asombra, maravilla o asusta esa igualación del libro de la vida y la vida del libro narrado y contado, como si todo pudiera decirse, explicarse, y la única duda que quepa concebir fuera la certeza de que al final, tal vez, todo se integre en la infinita corriente de los relatos que van a parar a la mar de las historias.  

07-04-2012

Discurso: marcas y segmentos

img392 copia copia.jpg

Luis Cortés y Mª Matilde Camacho, Unidades de segmentación y marcadores del discurso, Madrid, Arco Libros, 2005 

Esta obra parte de un estudio sobre español hablado, utilizando el Corpus del Habla de Almería. Establece las unidades que se pueden distinguir en el discurso: intervención verbal, secuencias y macroactos. Estos a su vez se componen de enunciados, actos y microactos. Por otra parte, establece que los marcadores del discurso tienen dos finalidades bien definidas, unos se dirigen al interlocutor o al tema e la conversación; y otros tienen un carácter textual, y hacen visibles las partes en que se ordena el discurso: apertura, desarrollo, cierre. La obra trata de ordenar, con estos dos criterios, todas las clasificaciones y nomenclaturas previas sobre marcadores textuales y discursivos. Es interesante la aportación sobre el carácter socioafectivo de algunos de ellos, y su clasificación en empáticos, antipáticos, apáticos y ambiguos. Muchos de estos marcadores son frásticos u oracionales, y desbordan la categoría de conectores textuales, entendidos como adverbios y conjunciones. Así los que expresan duda: “quién sabe sí”; afirmación: “lo digo yo”; distanciamiento: “por lo visto”; euforia: “¡estupendo!”; atenuación: “a mi modesto entender”; hostilidad: “¡anda ya!”; displicencia: “en fin”. Muchas vece las partes del discurso se hacen visibles a través de determinados marcadores, y también estos vinculan lo que se dice con la situación, con el tema o con los interlocutores. La obra maneja una abundantísima bibliografía sobre estos temas, en el marco de la pragmática, el análisis del discurso, el análisis de la conversación, la etnometodología, la neurolingüística y la teoría del texto. Una aportación muy valiosa y esclarecedora para los análisis del español hablado.     

04-04-2012

El relato como historia doble

img391 copia.jpg

En esta colección de breves ensayos y reflexiones de Ricardo Piglia hay una teoría del cuento como historia en que se cuentan dos historias. Hay una historia aparente que es la que recibimos y otra oculta que en un momento dado sale a la superficie y que constituye una revelación, una epifanía. El relato secreto es el verdadero relato, el que hay que saber contar y encontrar.

Esta teoría es paralela a la de Hemingway, según la cual solo se cuenta una parte mínima, la parte más importante queda sumergida, como en un iceberg. Una de las formas de no contar la historia y dejar en secreto lo más importante es el final abierto. La historia tiene un borde y un centro invisibles, se nos narra la parte más aparente dejando al lector adivinar lo no dicho.

Por eso toda historia en su indecibilidad nos recuerda la historia de Chuang Tzu: "Chuang Tzu soñó que era una mariposa y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado que era una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre". Sabemos que psique, en griego significa mariposa, una mariposa que va de acá para allá sin saber nunca dónde ha de posarse.

02-04-2012

El cuento de contar

img390 copia.jpg

La recopilación de los primeros relatos de Sergio Pitol, presentados por Enrique Vila-Matas es un auténtico ejercicio literario del contar recuerdos inventados y saber que eso se hace como un recurso, el recurso de relato que se sabe a sí mismo como relato contado y en el que la vida y la experiencia es el pretexto para contar, una historia en la que el escritor juega a inventar a su alter ego, su hermano gemelo.

Son muchos de ellos cuentos crueles y algo desquiciados, nuevo pretexto para establecer una separación con una supuesta normalidad de la vida, un procedimiento eficaz para literaturizar la existencia.

En estos cuentos estamos continuamente asediados por ecos de intertextualidades más o menos cercanas o reconocibles, pero siempre presentidas o sospechadas. Podemos imaginarnos entonces que estamos leyendo al otro, a ese otro escritor que imaginamos que también podía haber escrito lo que leemos y que sin embargo de él no queda nada más que un eco lejano.

Y así la literatura, más que ser un mosaico de citas, como dijera Julia Kristeva, se convierte en un cruce de ecos, que retumban en los valles profundos del texto, cuyos sentidos se cruzan en el jardín de los senderos que se bifurcan.   

↓ 03-2012