TEXTOS | 04-2005 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 05-2005

08-04-2005

Un discurso siempre abierto

botticelli1.jpg

Una de las obras más celebres de Sandro Botticelli es sin duda "La Primavera", enorme cuadro de tres metros de largo por dos de alto. En él aparecen nueve figuras bien equilibradas sobre el lienzo, es una de las obras pictóricas que han sido más diversamente interpretadas, ya que su contenido alegórico y simbólico lo permite.

Se trata pues de un elocuente discurso visual plagado de componentes mitológicos: Mercurio, las Tres gracias, Venus, Cupido, Flora, una Ninfa, y el Céfiro. Desde una lectura anecdótica, de tipo biográfico, política, filosófica, simbólica, hasta una lectura ecológica por la cual se hará invitación a la armonía del hombre con la naturaleza.

Una auténtica recopilación de mitos clásicos representados plásticamente en un texto visual que nos seduce y maravilla. Y es que parte del texto de las Metamorfosis de Ovideo se ha transcrito aquí con los pinceles de Botticelli, en un panorama poético en que se funden y se entretejen muchos textos de diversas figuraciones y estratos culturales.

El diálogo de todos estos códigos, y de todos estos textos, se funde y se da cita en este texto en que se sintetizan tantas ideas y sentidos, un texto que ninguna interpretación agota, pues es un mecanismo abierto de generación de sentidos, de múltiples y fecundos sentidos.

04-04-2005

El Quijote una narración en curso

ngc1316_hst.jpg

Este singular objeto celeste es la Galaxia NGC 1316, en la que se ha fundido otra u otras galaxias que se han visto atraídas por la fuerza de la gravedad originando este enorme cuerpo celeste de forma y aspecto poco usual.

La fusión de objetos, de textos, de universos es frecuente en el discurso literario, y recibe el nombre de intertextualidad. Los textos se escriben sobre el magma de otros textos y discursos previos y desarrollan relatos complejos que espesan la trama final.

El Quijote es una de esas obras magmáticas, intertextuales, que parte de un género literario que quiere negar y ridiculizar, y para ello dispone un aparato enunciativo muy complejo, regulado todo él por un narrador editor, que recoge los trabajos de dos autores previos, uno de ellos desconocido y del que no se dan noticias, y otro arábigo, Cide Hamete Benengeli, cuyo manuscrito es traducido, y a veces comentado, por un morisco aljamiado, a ambos cita el narrador reiteradamente. Era preciso que toda historia de caballerías tuviera su historiador, y en este caso se traslada la crónica a un árabe desconocido.

Pero además aparecen contribuciones poéticas sobre la muerte de don Quijote a cargo de unos anónimos académicos de Argamasilla, que dedican diversos sonetos al hidalgo castellano.

Dentro de la propia obra se dialoga, se cita, se conversa y se narra sin cesar, de tal manera que parece más que nada la historia de un discurso que fluye, lleno de citas y de fuentes, de falsos autores cuya testimonio se reclama sin cesar. Don Quijote se sabe sujeto de un discurso que refiere sus hazañas, y con ello se siente recompensado en sus desventuras. Pero la obra es también una narración de narraciones, donde se recogen breves novelas, como la del Curioso Impertinente que ocupa tres capítulos de la Primera Parte.

Y este espectáculo de un discurso que narra lo que dicen ciertos textos encontrados está lleno de ironías, de burlas, de críticas veladas, de guiños a unos lectores a los que frecuentemente se alude y se califica parar captar su benevolencia: "lector amable", "curioso lector", "tú lector prudente", "oh lector", "el prudente lector".

El Quijote es, pues, una galaxia que incluye muchos universos narrativos que ha englobado en su seno para ofrecernos un sistema complejo, un mundo lleno de mundos posibles, un discurso que se dobla, se reduplica y se multiplica, y al mismo desarrolla su propio universo de sentidos. Múltiples sentidos a los que hay que atender. De este universo se han fecundado muchos otros como el apócrifo de Avellaneda o el irónico de Pierre Menard. Y es un punto de atracción gravitacional de la curiosidad de lectores de todo el mundo a lo largo de muchas generaciones que se han refocilado con estos cuentos de la vida sin cuento.

↓ 03-2005