TEXTOS | 04-2006 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 05-2006

11-04-2006

IMPRESIONES

Castano en flor.jpg

Este magnífico óleo de Vincent van Gogh Castaño en flor (1887) representa una muestra de como el impresionismo permitía agrupar en la retina los trazos algo sueltos que estaban en el cuadro y configurar unas formas con mayor sensación de realidad y de relieve.

La impresión tiene también algo que ver con la intuición de un instante que capta lo esencial de una persona o de una cosa y que opera inopinadamente en nuestra mente, como una corazonado, pero que nos revela algo inaprenhensible y decisivo. Más difícil es expresar una impresión que sentirla cuando aparece. Pues esta es instantánea, pero su representación pictórica o verbal resulta mucho más lenta, y tiene que valerse de una técnica depurada.

Hay que idear procedimientos expresivos y plásticos para comunicar la impresión que tuvieron los lectores de una obra o los espectadores de un cuadro. Y eso lo lograron muy bien los pintores y en los músicos, pero ha sido mucho más difícil plasmarlo por medio del arte verbal.

Prácticamente no hay un equivalente literario del Impresionismo, y es debido a las limitaciones del código lingüístico, que no favorecen esta reducción de rasgos expresivos a un mínimo necesario para que se produzca en el receptor la sensación de instantánea esencialidad.

Tal vez la literatura que ha acometicdo este empeño ha sido la japonea, a través del haiku y sus derivaciones y extensiones occidentales. La práctica del haiku se asienta además en el zen, y en esa instaneidad reveledora del sátori. El haiku se acompaña además de una plástica algo irreal y sugerente que hace causa común con el pequeño poema. Sin embargo, ese impresionismo oriental es más sutil y metafísico que el Impresionismo occidental, sensorial y colorista, ajeno a cualquier pretensión trascendente.

↓ 03-2006