TEXTOS | 11-2021 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza
↑ 12-2021

19-11-2021

La textura de la crisis


portada_meditaciones-en-tiempos-de-crisis_john-donne_202103281703.jpg


John Donne, Meditaciones en tiempos de crisis, Ariel, 2021

Las 23 breves meditaciones que componen esta obra las escribió John Donne, el máximo representante de los poetas metafísicos ingleses, tras sufrir una enfermedad de tifus en la que estuvo en peligro su vida. Las hace con la conciencia del teólogo que era y del cargo que ocupaba como deán de la catedral de San Pablo, nombrado para tal función por Jacobo I, al que dedica su obra, como cortesano agradecido. 

En ellas va describiendo su estado de ánimo ante el asalto de esta grave enfermedad, para la época, y por tanto va desgranando tópicos como la fugacidad de la vida o el desapego de los bienes materiales. Instalado en su universo mental, en donde todo estaba organizado teólogicamente, desarrolla una prosa melancólica ante su desvalimiento. 

Hace reflexiones sobre el mundo, el cosmos, la tierra, el cuerpo, la brevedad de la vida, el pequeño mundo del hombre, inserto en el gran mundo de la vida universal. Y se da cuenta de que, si bien los animales saben curarse y procurar sus medicinas en las hierbas de su entorno, el hombre no tiene esa capacidad y depende de la ciencia de los galenos de su época, prestos a aplicar las sangrías de los humores corporales. 

Pero entiende que la mayor miseria no es tanto la enfermedad, sino la soledad que siente el que se ve aquejado de un mal contagioso, del que todos rehúyen su contacto. El propio médico se asusta y teme, y este temor se contagia al propio enfermo. El miedo se apodera de la mente y del cuerpo y agrava la enfermedad, ante el desamparo del que la sufre. 

Su cultura humanista le permite hacer parangones con los dioses de la mitología, que no padecían enfermedades, aunque sí las pasiones humanas. 

Desde su lecho puede oír las campanas de la catedral y sus toques de difunto, en los que se ve llamado él mismo, esta imagen fue la que rescató Hemingway para el título de su novela Por quién doblan las campanas: las campanas tocan por ti, por todos y cada uno, y en esa circunstancia todos nos vemos igualados, independientemente del poder o de la condición social. 

La obra está escrita con una prosa muy actual, podría haberla escrito cualquier persona hoy, desarrollando ideas parecidas en las circunstancias actuales, donde la enfermedad está puesta en primer plano de actualidad, como si antes no hubiera existido o hubiera sido un hecho aislado. 

Sin embargo, esa conciencia de fragilidad le hace ser más comprensivo y aceptar su situación con una amplitud de miras y con el sentimiento de que todos los seres creados forman parte de una misma unidad, en la que lo que le ocurre a uno le ocurre también a todos los demás. 

Por otra parte, leer su obra hoy es un deleite por su profundidad, brillantez y lúcida consciencia. 


16-11-2021

Reinvención del bovarismo


9788420456553viuda.jpg



José Saramago, La viuda. Ed. Alfaguara, 2021

Esta es la opera prima de José Saramago, traducida ahora, con motivo del centenario de su nacimiento. Aparece editada con su verdadero título La viuda, y no con el que le puso su editor en 1947, Terra do pecado, sin duda para darle más atractivo comercial. 

Es un relato clásico, contado por un narrador omnisciente, que crea un mundo posible realista afincado en el campo portugués, en torno a una familia de hacendados, cuyo heredero muere tempranamente dejando a su viuda desconsolada y teniendo que afrontar la administración de sus tierras y asumir la función social que desempeñaba su marido. 

El personaje de María Leonor focaliza toda la atención narrativa, en los distintos momentos de sus difíciles circunstancias: sobreponerse a la muerte de su marido, salir de una profunda depresión, afrontar el papel del patrón, tutelar la educación de sus dos hijos y tener que disimular sus pasiones amorosas ante unos criados vigilantes de la moral y de la memoria del difunto. 

La obra recrea de forma ágil y amena todo un mundo laboral, social y familiar, en un momento en el que no había aflorado aún la revolución industrial y los campesinos vivían conformes con su vida, sin aparente conflicto. Este aparece sobre todo en la figura de la mujer y en la de sus pretendientes, que pasan fugaces y desaparecen pronto. 

Saramago profundiza mucho en la psicología de esta mujer, que a pesar de ser viuda no se puede confiar a las inclinaciones del bovarismo, en un entorno regido por la Iglesia y las costumbres represivas, donde únicamente desentona el médico ateo, que es tolerado en su medio gracias a su empoderamiento en la ciencia médica y que a pesar de todo trata de convivir en armonía con el cura. 

Es la obra de un Saramago muy joven, escritor autodidacta, que ha aprendido el pensamiento y la literatura en las bibliotecas de su entorno, siendo él solamente un modesto oficinista, pero en el que se perfila claramente su voluntad de asumir e interpretar el mundo en que vive a través de la literatura que ha interiorizado leyendo todo lo que caía en sus manos.
 
Sin embargo, la obra tiene ese atractivo de las obras clásicas que construyen su ambiente y personajes con magníficas descripciones del paisaje, de la naturaleza y del carácter de los personajes. Hay un latido de pensamiento que trata de comprender la situación del ser humano, hombre o mujer, en un entorno en el que no obtiene las respuestas que necesita, pero en el que hay algo de intuición de unicidad y totalidad que no sabe definir completamente. 

La obra no resuelve ningún enigma, pero sí reconstruye un mundo posible realista y tradicional, del que de alguna manera hemos partido todos en nuestro anclaje histórico y cultural más reciente. Recorriendo sus páginas, obtenemos el mismo regusto y placer que al leer a Balzac, Flaubert, Galdós o Clarín. 

Ahí está ya el escritor que ha llegado a ser Saramago, esperando descubrir sus auténticas inquietudes literarias, de las que tanto hemos podido aprender, como intérprete de la condición humana mediada por una sociedad en conflicto y en la ausencia de un conocimiento que aspira encontrar, ahondando en los problemas de la condición humana mediada por su entorno social. 

 


11-11-2021

Los trazos del texto creativo


encre.jpg


Patrick Modiano, Encre sympathique, Gallimard, Paris, 2019

El relato de una investigación llevada a cabo por un recién empleado en un despacho de detectives, sobre Noëlle Lefebvre, desaparecida, y de la cual se tienen muy pocos datos, conduce al joven Jean a una búsqueda que le va a llevar toda la vida, fuera ya de su actuación profesional, pues acaba obsesionándose por este caso misterioso, que periódicamente reaparece en su vida y le lleva a continuar la encuesta. 

Este sencillo hilo argumental tiene como fondo la fragilidad del recuerdo, la inasibilidad de la memoria, la problemática identidad de las personas que dependen de un nombre, una dirección y unas relaciones ocasionales y esporádicas. 

La novela discurre en dos ciudades: Paris, el lugar de la búsqueda, y Roma, el lugar al que algunos franceses van a olvidar su pasado. En este caso, el encuentro con el personaje tantos años buscado y cuyos rastros cada vez se vuelven más borrosos e inseguros, se produce en Roma, pero Noëlle ya es otra persona, que ni siquiera tiene ese nombre, pues nunca fue ese su auténtico nombre. 

Toda esta peripecia sirve para plantearse la investigación de uno mismo en el espejo de los otros, y poder constatar así la dificultad de reconocer a los demás en uno mismo. Pero hay momentos de plenitud y de sentido, que ocasionalmente revelan que la existencia no es tanto la superficial apariencia de las cosas y la esquividad de las personas, sino un hálito vital desconocido que embarga al narrador en lo que él llama los cálidos meses metafísicos. 

La novela se concibe como el cuaderno en que el narrador va anotando los escasos datos que encuentra y la manera en que azarosamente accede a ellos, y son tan escasos que el lector llega a perder la esperanza de que la persona buscada llegue a aparecer alguna vez en la obra. 

El título “tinta simpática” alude a esa tinta que no deja huella y que solo puede llegar a leerse con la ayuda de un producto químico que revele los trazos de la escritura, es lo que el narrador cree entrever en un cuaderno que ha encontrado y donde solo hay huellas de trazos ilegibles. 

De esta forma, aunque la literatura se sustenta en los trazos de la escritura, esta no puede revelar completamente una historia cuyas huellas han quedado perdidas u olvidadas. Y así la creación literaria se convierte en una reconstrucción de los trazos casi invisibles de la vida, salvados por un misterioso y a veces sincrónico o aparente azar. 

07-11-2021

Textos para Unificar la dispersión


El milagro del yoga.jpg


Ramiro Calle, El milagro del Yoga. Ed. Kairós, Barcelona, 2020

En esta obra Ramiro Calle vuelve a divulgar sus conocimientos teóricos y prácticos sobre el yoga, como introductor que ha sido de esta experiencia de trascendencia en España. 

Cada vez que lo hace, en sus abundantes obras, vuelve a plasmar con sencillez y profundidad los conceptos, fundamentos y las prácticas de las diversas disciplinas meditativas que se han cultivado en Oriente desde hace milenios y que en el siglo pasado fueron introducidas en Occidente. Y cada vez es más consciente de todo lo que hay implicado en el yoga como ejercitación de nuestro pensamiento. 

En realidad, el yoga y su práctica residen en capacidades y competencias innatas de la mente humana, cuando se cultiva la atención, el discernimiento, el silencio, la observación y la autoobservación del cuerpo y la mente como vía de acceso a una realidad más amplia y profunda que podemos denominar trascendencia. 

Todas las prácticas meditativas de todos los tiempos y culturas lo que hacen es examinar, poner de manifiesto, codificar e invitar al cultivo de nuestras capacidades mentales innatas, no siempre conocidas ni apreciadas o cultivadas. A veces, este conocimiento se tiñe de visiones religiosas o filosóficas, de las que puede prescindir, sin duda. 

De esta manera, las diferentes escuelas de meditación nos prestan una gran ayuda al proporcionarnos vías de acceso a nuestras capacidades cognitivas más avanzadas. No obstante, cada cual puede elegir la que más le resuena y le puede ayudar a su propio descubrimiento. 

El Yoga es una de las vías más completas, pues abarca tanto la mente como el cuerpo, incidiendo en la visión de una mente corporeizada y de un cuerpo mentalizado, pues ambas, mente y cuerpo son dos aspectos intrínsecos de la manifestación de nuestra consciencia ilimitada en este plano ilusionante y muchas veces dispersor. 




↓ 09-2021