TEXTOS | 07-2024 archivos

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza

21-07-2024

Textos interestelares


liu.jpg


Cixin Liu, El problema de los tres cuerpos, Traducción de Javier Altayó, 2023

Una de las recientes novelas de ciencia ficción de más éxito es El problema de los tres cuerpos de Liu Cixin, que ha sido llevada al cine y tiene continuación en una segunda y tercera parte. El tema central es el encuentro de la civilización del planeta Tierra con otra civilización emergente a nivel interestelar, la del planeta Trisolaris, en la triple estrella más cercana a nuestro Sol, Alfa Centauro. Su título alude a un problema no resuelto de mecánica de los cuerpos celestes. 

Este encuentro se realiza gracias a radioastrónomos chinos mediante el uso de antenas parabólicas, que envían un mensaje de petición de ayuda a otras civilizaciones, ante la situación actual del planeta, y este es recibido por los trisolarianos, que a su vez tienen problemas medioambientales mucho más graves y están centrados únicamente en la supervivencia y en encontrar un mundo más amable para asentarse, viendo a los humanos como una especie a la que es preferible aniquilar para que no entorpezcan sus planes de huida de su hostil mundo de origen y asentarse en la Tierra. 

En cambio, los científicos de la Tierra esperan de ellos que contribuyan a la solución de sus problemas, por el medio de la tecnología más avanzada que se supone poseen. Aunque este encuentro está previsto para dentro de varias centurias, el tiempo que tarde en llegar la civilización vecina, que ya está en camino. 

En realidad, como tantas veces ocurre en las novelas de ciencia ficción, lo que en ellas se plantean son las cuestiones fundamentales de nuestra sociedad, enfrentada a sus propios problemas y al reto que supone la introducción de nuevas tecnologías informáticas, cuánticas y de comunicaciones espaciales. 
 
De este modo los alienígenas se ven como una proyección esperanzadora o destructiva, haciendo de espejo de los propios conflictos sociales, y ellos a su vez ven a la sociedad humana también como reflejo de sus propias necesidades y aspiraciones, pues en el fondo las relaciones interplanetarias no son o no serán sino una extrapolación más amplia de las propias relaciones sociales, a una escala cósmica. 

De esta forma, Liu Cixin se proyecta en sus obras como un representante de la “sociología cósmica” y sus retos e incertidumbres, que no son otros que los de las propias relaciones internacionales, pues como siempre se ha dicho “como es abajo es arriba”, en un juego de espejos, donde el otro aparece unas veces como salvador y otras como enemigo. 

Aunque también esté el hecho de que seamos observados y, a veces, monitoreados por civilizaciones vecinas, que oculten más o menos su presencia para no interferir y para mantenernos aislados en un paréntesis, a la espera a que seamos nosotros mismos los que solucionemos nuestros problemas. 


18-07-2024

Textos testimonio


DIOS NO LIBRE.jpg


Víctor Ramírez, Diosnoslibre. Selección de cuentos. Prólogo de Ángel Sánchez. Ed. Interinsular Canaria, 1984

Una selección de doce cuentos y un relato final homónimo al título de la obra, escrita por Víctor Ramírez, en la década de los setenta del pasado siglo y comienzos de los ochenta. 

La conciencia de una sociedad colonial canaria y de una clase marginal se reviste de un realismo mágico y de un estilo brillante que hace más transitable el ambiente sórdido y las peripecias de unos personajes condenados a un destino sin horizonte. 

Muchas veces la perspectiva de la historia se asoma en ella desde la infancia de unos hijos desvalidos que viven en la dura posguerra. De este modo se ve el mundo con inocencia y asombro, al mismo tiempo que aparecen con mucha claridad los poderes fácticos políticos y religiosos que controlan el orden social. 

También se sazonan las historias paladeando con regusto el lenguaje local que hace más sabrosa la lectura, pero no es un tono complacido, sino en el que se esconde el sentimiento de una fiereza atemperada, que guarda su turno o se manifiesta de forma violenta en la acción del relato. 

Estamos ante un representante original y creativo de la literatura y de la conciencia política canaria, que lamenta continuamente la sumisión o dejadez de los propios ante la presencia de un poder opresivo que viene de fuera y envilece, y ante el que el autor no se doblega. 




16-07-2024

Texto vida


CVT_Una-Mujer_3007.jpg


Annie Ernaux, Una mujer, Gallimard, Colección Folio, París, 1987

Es grato haber podido acceder a esta obra, elegida libremente en un estand de libros que la Biblioteca Municipal regala a los bañistas, en cinco idiomas, en una playa de Lanzarote para que puedan acompañar el tedio veraniego de una forma culta y, de paso, aliviar sus estanterías donde no pueden albergar todas las donaciones que reciben, y así renovar sus fondos. 

Es un libro de memorias sobre la vida de la madre de Annie Ernaux, en aquel momento, recién obtenido el prestigioso premio Renaudot (1984), en donde su figura aparece como representante de una clase social desclasada, por ascenso a otra, en unas circunstancias vitales que comprenden haber vivido la segunda guerra mundial y su posguerra, y sufrir al final de su vida la terrible enfermedad de la pérdida de la memoria. 

La autora la acompañó siempre y recibió de ella el impulso que la llevó a tener una educación privilegiada en un colegio privado, donde se hacía valer por su inteligencia y aplicación de las burlas de sus compañeras burguesas, y que gracias a ello pudo alcanzar la posición de profesora de letras y escritora afortunada, incluso con el Premio Nobel, que en aquel momento de la escritura de esta obra pareciera tan lejano. 

Una cita de Hegel encabeza el libro, en donde se alude a cómo del dolor se obtiene la conciencia de vivir. La historia comienza datando la fecha en que su madre ha muerto, y acaba con la evocación de lo que se perdió con su partida, la relación con el mundo en el que nació. 

El encanto de su narración reside en la capacidad de anotar los hechos de la vida, de forma directa y sin juicio, con un estilo sencillo y objetivo pero pleno de emoción contenida, siendo a la vez testimonio de una vida y de unas relaciones sociales que nos hacen y nos atan y en las que el papel de la mujer representa un carisma especial. 

15-07-2024

La alquimia del texto


Banville la alquimia.webp


John Banville, La alquimia del tiempo. Unas memorias dublinesas. Traducción de Miguel Temprano García, Barcelona, ​​Alfaguara, junio 2024

Ha sido una grata sorpresa encontrar en la librería estas “Memorias de un dublinés”, de John Banville, que si bien las publicará en 2016 han sido traducidas ahora al español, una vez que casi nos habíamos despedido de su obra con su presunta última novela Las singularidades, publicada en 2023. 

Los elementos autobiográficos, históricos, literarios, políticos y sociales del Dublín desde el siglo XVIII en adelante sirven para una investigación de la acción del tiempo en la vida del propio autor y de su entorno, para descubrir las recurrencias y sobre todo el hecho fundamental que da cuerpo a la obra, la alquimia del tiempo, es decir, como el pasado se convierte en recuerdo y se aureola de una pátina nostálgica. 

La historia familiar y sentimental se pone en paralelo con otras historias de escritores contemporáneos, siendo Joyce la más evocada, pero también Wilde o Yeats, entre otros muchos. 

Por otra parte, la geografía urbana y monumental de parques y jardines es un escenario omnipresente siendo en ese sentido una excelente guía del Dublín histórico, artístico y cultural. 

El autor y la obra son muy conscientes del intertexto representado por la obra de Proust, al cual se entrega con el último capítulo, el séptimo, “El tiempo recobrado”, en el que se vuelven a repetir escenas de la vida de su padre, de él mismo y su hijo, que siempre pasan por la pinta de cerveza en un pub, después de la jornada laboral. La fruición del lector con esta obra alcanza momentos irrepetibles. 


06-07-2024

Textos grafiados


tirados-en-el-puente-web.jpg


Ifrabe, Tirados en El Puente. Memorias reales de un librero diabético y su ayudante barbudo. Editorial Tal Cual, abril 2024

Una auténtica librería es un lugar donde uno puede dejarse encontrar, sorprender y descubrir por los libros, y en la que además un librero amable se compromete a buscar el libro cuyo título no recuerdas o cuyo autor desconoces, pues él es también lector y sabe encontrarte lo que no sabías que estabas buscando, pero buscabas. 
Todos estos ingredientes los reúne la Librería El Puente de Arrecife, un lugar agradable al que acudir, antes o después de haber visitado al dentista que se encuentra enfrente y cuya cercanía no hubieras creído posible salvo en algún mundo paralelo. 
Pero además la librería se piensa y se reconoce a sí misma en este divertido libro de historietas gráficas, dibujado por Ifrabe, que reúne el anecdotario de tantos malentendidos y desencuentros que en ella se producen para hacerse ella misma motivo literario y cauce para la inspiración de un dibujante atento a la idea que plasma en sus dibujos. 
Esta librería tiene entradas y escaparates en dos calles, en ella que hay una trastienda impenetrable a donde acuden la mayoría de las veces los libreros Norberto o Jordi cuando le pedimos un libro o le recordamos el libro que habíamos encargado, pues es efectivamente un puente a los mundos posibles y no por casualidad se halla en las cercanías del el Puente de las Bolas. Cuando les nombramos un autor es para ellos un reto acercarnos una pila de libros de todas sus obras posibles o encontrables, y en caso contrario encargarlas para la próxima semana si hacemos un donoso escrutinio.  


05-07-2024

Elogio del texto


Manifiesto.jpg


Irene Vallejo, Manifiesto por la lectura, Madrid, Siruela, 2021

Este Manifiesto por la lectura fue redactado por Irene Vallejo en 2020, por encargo de la Federación de Gremios de Editores de España, y sus derechos de autor fueron donados para el apoyo de proyectos e instituciones que tengan esta finalidad. 

En esta edición es un lindo librito de pasta dura y recio papel cuya imagen acompaña muy bien la idea que contiene: hacer un elogio del libro y de la lectura desde una perspectiva humanista en la que desde el Renacimiento y la Ilustración se ha venido insistiendo, la capacidad que tiene el texto escrito, editado, publicado y difundido de forma libre y creativa para el disfrute de todos los que así lo prefieran. 

El lenguaje escrito está en la aurora de toda civilización y su plasmación en diversos soportes, que estén al alcance de una sociedad ampliamente letrada, es un logro y una muestra innegable del grado de desarrollo de la tecnología del cifrado y la transmisión del pensamiento. 

Una tecnología aparentemente sencilla, pero muy sólida y consolidada, que ha tardado siglos en conformarse, difundirse y arraigarse y que la propia autora ha ilustrado muy bien en su encarecida obra El infinito en un junco. 

Los libros son frágiles pero al mismo tiempo perdurables, si la ignorancia o la locura no hace mella en ellos, como tantas veces lo ha hecho, dan alas al conocimiento y a la imaginación, construyen mundos, contienen voces fantasmales, ideas de todo tipo, muchas veces extravagantes, dejan constancia de lo que fuimos o quisimos ser, contienen peligros imperceptibles y constituyen la materialización de un milagro, el de la lectura, que hay que salvar si queremos salvarnos también todos. 

Por eso, este manifiesto por la lectura nos pone delante el hecho de que es en el espejo del texto donde nos reconocemos y reconocemos la realidad de nuestra mente y sus mundos posibles. 

Y como dijo Federico García Lorca, citado por Irene Vallejo, en la inauguración de la biblioteca de Fuente Vaqueros, en septiembre de 1931: 
“Muchas veces un pueblo duerme como el agua de un estanque un día sin viento, y un libro o unos libros pueden estremecerle e inquietarle y enseñarle nuevos horizontes de superación y concordia”. 

↓ 06-2024