TEXTOS | La adecuación del texto

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza

Tue 02-03-2004 10:13 AM

La adecuación del texto

magritte_med.jpg

Una de las exigencias formativas del texto es la adecuación. Es una condición pragmática por la cual un texto tiene que responder a las expectativas de los lectores u oyentes, o tal vez introducir determinadas sorpresas con respecto a ellas. En la comunicación cotidiana las expectativas tienen que ver con el principio de cooperación de Grice y con la cortesía verbal. En la comunicación literaria las expectativas son de otra naturaleza: de género, de novedad formal, de naturaleza estética.

La situación comunicativa plantea una serie de exigencias al texto y al mismo tiempo es un estímulo desencadenante del proceso comunicativo. Determinados componentes de la situación se hacen presentes en el texto: emisor, receptor, o figuras delegadas, referentes, problemas. Pues el texto se plantea como una respuesta a las demandas de la situación.

Esta respuesta no es solo informativa, el texto dice, sino también realizativa, el texto hace. Su función, a pesar de ser aparentemente cognitivo-expresiva, es además actuativa. Y así los textos tratan de modificar determinados aspectos de la realidad, cuando no, en los casos más potentes, modificar el mundo mismo.

En este cuadro de R. Magritte, La transfiguración del tiempo, hay una aparente falta de adecuación entre los elementos figurativos de la composición y el título de la misma. Pero es una actuación voluntaria y pensada del autor, un pintor surrealista, para hacernos reflexionar sobre la consistencia de la supuesta realidad, y poner en cuestión nuestra visión del mundo. Por tanto, el cuadro está operando una transformación del mundo en la conciencia del espectador. Es una adecuación pragmática que rompe las expectativas del público, pues quiere instaurar otra función diferente de la obra de arte con respecto a las exigencias de la figuración realista.

Comentarios: