TEXTOS | Texto y contexto

Weblog de Manuel Cerezo Arriaza

Sat 21-02-2004 10:50 PM

Texto y contexto

El texto y el contexto son dos realidades que mutuamente se requieren. El contexto social, cultural, se establece en la mente de los hablantes como una representación cognitiva, y en parte subjetiva, de la realidad en que viven. El con-texto se hace presente en el texto a partir de marcas deícticas (personas, espacios, tiempos) y de referencias. De tal modo podríamos decir que todo texto es la versión semiótica, discursiva, de un aspecto del contexto internalizado por su emisor o creador. El contexto se hace presencia en el texto, donde puede además ser pensado, expresado, y modificado en parte. Pues el texto opera a su vez sobre el contexto para someterlo a alguna transformación pragmática prevista en el proceso generativo del texto. En uno de los estratos del contexto, el contexto de situación, se sitúa el destinatario, lector o receptor del texto, el lector modelo que el texto propicia o tiende a crear. Su presencia y su actuación inferencial está presente en el propio proyecto generativo del texto. El propio autor empírico o el autor modelo se hacen presentes en el texto de forma directa o indirecta, gracias a que cualquier realidad puede ser semiotizada en el texto, y el lenguaje nos proporciona indicadores o marcas de la actuación comunicativa del emisor en el texto, los pronombres de primera persona, por ejemplo. Pero ahondando más en esta relación podríamos pensar que tanto el emisor como receptor son aspectos presentes en el texto, de igual modo que el contexto aparece en él construido y remitido. El texto se convierte así en una realidad capaz de abarcar todos los elementos que le rodean integrándolos en sí mismo. Y así el discurso subsume a la realidad en su espesor semiótico, se constituye en representante, interpretante, garante y validador de la realidad, a la que confiere el estatuto de tal. Y conforme el texto crece y avanza va engullendo al mundo a su alrededor como si de un agujero negro se tratara, para proyectar la realidad fáctica a otra dimensión: la realidad textual, mental, semiótica, discursiva. En verdad nos parece que la realidad ya no existe, que solo existe el discurso.

Comentarios: